Eduardo Marcos, concejal del PP de Medina y diputado provincial, presenta su renuncia

Eduardo Marcos presentó su renuncia este jueves. TRIBUNA

Todo ha sucedido a raíz del incidente registrado la pasada semana entre éste y el marido de la también edil 'popular' Alicia Ladoire, tras ser descubiertos los concejales en el interior de un vehículo.

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Medina del Campo, en Valladolid, Eduardo Marcos, ha anunciado este jueves su decisión de presentar su dimisión de forma "irrevocable" como concejal y diputado provincial ante el incidente registrado la pasada semana entre éste y el marido de la también edil 'popular' Alicia Ladoire, tras ser descubiertos ambos concejales en el interior de un vehículo en un camino de la localidad.

 

Los hechos, saldados con la denuncia por agresión que Marcos interpuso contra el esposa de su compañera de grupo, que a su vez denunció también a su marido por maltrato psicológico, había llevado a la Comisión Gestora del PP medinense a exigir la dimisión de ambos ediles.

 

Si bien Alicia Ladoire comunicó ya este miércoles su decisión de dimitir, Eduardo Marcos ha hecho ahora lo propio a través de un comunicado, recogido por Europa Press, en el que comunica su propósito de presentar su renuncia al acta de concejal del Ayuntamiento de Medina del Campo y, por consiguiente también, al acta de diputado provincial.

 

CIRCUNSTANCIAS PERSONALES

 

El dimisionario justifica su postura en que si cuando hace más de doce meses fue invitado a participar en política, accedió "con orgullo y con ilusión a trabajar" por sus vecinos "defendiendo unos ideales, un Partido y un modelo de sociedad", siempre supeditado al consentimiento de las dos personas que más le importan, su esposa y su hija, los "acontecimientos ocurridos recientemente en el ámbito del más estricto círculo privado y la repercusión pública que los mismos han alcanzado han hecho que algo haya cambiado".

 

De ahí la renuncia ahora a ambas actas por parte de Marcos, que en su comunicado aprovecha para agradecer a los votantes y a todos los medinenses la confianza puesta en él para poder trabajar estos meses por Medina y sus habitantes, así como "las innumerables muestras de solidaridad recibida estos últimos días de tantos vecinos y vecinas".

 

El dimisionario extiende el capítulo de agradecimientos a sus concejales en el Ayuntamiento y a sus compañeros diputados provinciales, al presidente de la Diputación y, "por supuesto, a ese gran equipo de personas" que tanto le ha ayudado en el día a día, su apoyo en estos momentos y durante el tiempo que han trabajado juntos.

 

"Agradezco, sobretodo, el inestimable cariño que me han demostrado los que verdaderamente pueden llamarse mis amigos, estando conmigo desde el principio y también ahora, en estos difíciles momentos", al tiempo que pide comprensión a quienes se sientan defraudados por esta decisión. "Prometo que no ha sido fácil, pero el valor no consiste en la bilis, ni en la sangre; consiste en la dignidad" (I.M. Altamirano).

 

"La dignidad personal y el deseo de quien constituye el eje central de mi familia hoy han de anteponerse a los deseos de servicio a los demás desde la política, más si cabe, cuando en política no hay nadie imprescindible", concluye Marcos, quien hace suyas unas palabras del premio Nobel de literatura Xingjian: "Se puede estrangular a un hombre, pero sea cual sea su debilidad, no se puede estrangular su dignidad".