Economía de crisis: la otra 'Liga' que afecta a una decena de equipos

Rayo Vallecano, Levante UD, Getafe CF, RC Deportivo de La Coruña, Granada CF, SD Eibar, Real Betis, Real Sporting y UD Las Palmas se posicionan como pretendientes a esa permanencia.

 

RAYO, LEVANTE Y 'GETA' A BUSCAR LA CALMA

 

La incertidumbre al inicio liguero podría arrastrarse todo el curso, algo que favorecería a clubes competidores. En ese grupo estarían, por último, un Rayo, un Levante y un Getafe cercanos a la bipolaridad en la Liga 2014-15. Respiraron aliviados pese a los vaivenes en sus banquillos, fundamentales bajo control para no probar la 'patata caliente' que a veces le sirven sus mandatarios.

   

Los vallecanos han perdido a Alberto Bueno, Baptistao, Kakuta o Licá entre otros, por lo que al técnico Paco Jémez se le pedirá magia por enésima vez. Su paciencia volverá a rugir si el director deportivo, Felipe Miñambres, cambia la hoja de ruta a cuenta de fichajes como el chino Zhang Chengdong. Más allá de discrepancias por el asiático, el Rayo le otorgará sus esperanzas al alemán Patrick Ebert y al portugués Tiago Manuel 'Bebé'.

  

Desde Getafe se buscará reposo desechando turbulencias en el puesto de entrenador. Su nuevo inquilino, Fran Escribá, llega tras salvar --luego inútilmente-- a un Elche en quiebra y sin aval. Su reto ahora es recuperar la frescura del Coliseum Alfonso Pérez, tras un verano sin relumbrón y en el que las premuras propician préstamos como los jóvenes Álvaro Medrán y Bernard Mensah, ambos incógnitas en la máxima categoría española.

   

Por su parte, el Levante adopta un plan menos austero e incluso rechazó una suculenta propuesta de inversión desde Estados Unidos. Los 'granotas' eligen adueñarse del destino para encargar su sexta campaña seguida en Primera a la sobria figura de Lucas Alcaraz. Con la tesorería más o menos arreglada, ésta permitió alardes de hasta 1,8 millones de euros para traer a Deyverson, que asumirá responsabilidades de gol junto al argelino Ghilas para paliar la baja de David Barral, espíritu del equipo los dos últimos años.

La pelea por evitar el descenso en la Liga BBVA será de nuevo la que aglutine a más equipos para su curso 2015-16, que empezará este viernes y que a priori señalaría a Rayo Vallecano, Levante UD, Getafe CF, RC Deportivo de La Coruña, Granada CF, SD Eibar, Real Betis, Real Sporting y UD Las Palmas como pretendientes a esa permanencia.

   

Con el título a años luz y con los puestos europeos como utopía hasta que se demuestre lo contrario, estos nueve equipos iniciarían el campeonato con el objetivo de lograr mínimo 44 puntos. Y es que en la última década nadie ha bajado si alcanzaba tal cifra, pero sabiendo además que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) mirará con lupa la gestión económica de cada club.

   

Porque tan importante es hacer los deberes en el campo como en los despachos, y el ejemplo más claro se vio este verano con el descenso administrativo del Elche CF por sus impagos a Hacienda. Incumplía de esta manera el reglamento financiero en vigor, algo que no remendó pese a acudir a la Justicia Ordinaria y de lo cual finalmente se benefició el Eibar para seguir en Primera División.

   

Así, la atención estará en la nueva oportunidad concedida al conjunto eibarrés. Debería en ella encontrar el equilibrio que tanto faltó la pasada temporada, cuando dilapidó su gran primera vuelta (siete victorias y seis empates) con una segunda pésima (dos victorias, dos empates y 15 derrotas) para acabar en el decimoctavo lugar. El peaje fue la dimisión del entrenador, Gaizka Garitano, de quien toma el relevo un viejo conocido, José Luis Mendilibar.

   

Las 15 incorporaciones eibarresas hasta la fecha descubren el mercado al que acudir: jugadores prestados, futbolistas propios que vuelven tras cesión y fichajes a coste cero por venir con carta de libertad. Ahí se tiene que desenvolver también el Sporting, quizá el más señalado para sufrir de entre los recién ascendidos.

   

Sobre los gijoneses pesa una sanción --también por impagos-- que impedirá fichar hasta verano de 2016, así que la base será el equipo que ascendió con solo dos derrotas en toda la campaña. La LFP restringió su capacidad para incorporar futbolistas a abonarles los 129.000 euros del sueldo mínimo en Primera, o a liberar masa salarial y fichar jugadores por valor del 25% de ese dinero.

   

Al menos, el técnico Abelardo Fernández recupera al lateral zurdo Canella, tras su año cedido y casi inédito en el Deportivo, y ha podido salvar cortapisas para obtener la cesión de Omar Mascarell y del delantero paraguayo Antonio Sanabria, a falta de confirmar la llegada de Alen Halilovic desde el Barça. En la cantera de Mareo, el extremo Jony Rodríguez, el mediocampista Pablo Pérez y el goleador Carlos Castro aparecen como alumnos aventajados.

 

VALERÓN, PROFETA EN SU TIERRA 13 AÑOS DESPUÉS

   

Las Palmas vivirá 13 años después su retorno a Primera, con Juan Carlos Valerón de profeta para un club que subió vía 'play-off' con angustias incluidas. El mediapunta de Arguineguín, a sus 40 años, será la cara más reconocible de un equipo entrenado por Paco Herrera y cuya plantilla tendrá un marcado acento local.

   

Más de un tercio de los jugadores se ha formado en sus categorías inferiores, seña de identidad y reclamo para un público que verá mezcla de veteranía y bisoñez. Aportando galones atrás, se ha contratado al central Antolín Alcaraz y al portero Javi Varas, mientras que el joven argentino Sergio Araujo seguirá como referente en ataque. Sus 25 goles la temporada pasada, así como el decisivo tanto del ascenso, no se olvidan fácilmente en las islas.

   

Deportivo, Granada y Betis tampoco podrán confiarse durante un largo curso lleno de sustos. Salvados en mayo 'in extremis' con apenas 35 puntos, los coruñeses tratarán ahora de generar armonía a tenor de su reciente desahogo económico. Con rigor en los pagos, ese colchón soportará un proyecto que aún se encomienda para el banquillo al casi inexperto Víctor Sánchez del Amo.

   

Los gallegos quieren mimbres y renuevan su delantera con Fayçal Fajr, Luis Alberto, Cani o Fede Cartabia. Similar tesitura para los granadinos, que vivirán su quinta temporada seguida en Primera al calor del entrenador José Ramón Sandoval, artífice de la agónica salvación en primavera y que recibió este verano el apoyo de la familia Pozzo, dueña del club y también del Udinese.

   

El adiós de jugadores indiscutibles como Murillo, Nyom, Iturra, Roberto, Juan Carlos o Colunga obligó a exprimir dicha alianza con el Udinese para reforzarse. La llegada del uruguayo Nico López debería dar lustre a una línea ofensiva que depende en exceso de los volátiles Piti, Jhon Córdoba y El Arabi. Los vecinos autonómicos del Betis no tienen tales problemas, ya que su fiabilidad goleadora seguirá en las botas de Rubén Castro y Jorge Molina.

   

La entidad bética disfrutará su 50ª temporada en Primera, con cifra récord de socios y ganas de olvidar disgustos. El tesón para lograrlo vendrá de la mano de su entrenador talismán, un Pepe Mel que a sus órdenes tendrá una decena de incorporaciones. La más rutilante, la del neerlandés Rafael Van der Vaart, quien acapara focos junto al canterano Dani Ceballos, a falta de confirmar el posible retorno del 'hijo pródigo' predilecto de la afición: Joaquín.

   

El protagonismo de Ceballos reside en polémicas extradeportivas, que además se añaden a la reconversión del club en su aspecto social. En julio finalizó la medida cautelar por la que el Betis era guiado por un administrador judicial, mientras se instruía el proceso por presunto delito societario de Manuel Ruiz de Lopera. Y el 23 de septiembre será la asamblea de accionistas en la que Lopera, ahora con un 20% accionarial, podría recuperar el mando de la entidad.