Ebert sigue a lo suyo

El alemán se encuentra en Moscú negociando su salida sin permiso del club, que se agarra “al millón de euros” para dejarle salir.

La salida de Patrick Ebert del Real Valladolid está cerca, y a la vez lejos. En otro acto de rebeldía, el alemán, que sigue apartado del resto de la plantilla, se fue este lunes por su cuenta y riesgo a Moscú para reunirse con el Spartak y seguir progresando en su más que posible escapada, una medida más de presión para el Real Valladolid.

 

Tal y como se adelantó desde la página web de Blanquivioletas, Ebert, ni corto ni perezoso, se marchó este lunes por la tarde a Rusia sin dar ningún tipo de explicación y el miércoles ni siquiera apareció para continuar con su entrenamiento individual. Rumbo a Madrid, como suele hacer de manera habitual en tren, cogió después un avión que le llevó a su destino. Según asegura el diario As, hasta habría pasado ya el reconocimiento médico.

 

En todo caso, las palabras del presidente Carlos Suárez son claras, las mismas a las que lleva amarrándose desde hace ya diez días: de aquí no se marcha nadie por menos de un millón de euros.

 

He aquí que aparece la novedad, trasladándose el culebrón hasta los medios de Rusia, donde se dice en el llamado Fratría que desde el Spartak estarían dispuestos a ofrecer una cantidad entre 1.200.000 y 1.500.000 euros. De ser así, el culebrón que comenzó el día que Ebert no quiso vestirse de corto ante el Villarreal estaría cerca de terminar, aunque parece complicado que el conjunto ruso esté dispuesto a ofrecer una cifra tan elevada por un jugador que, a fin de cuentas, termina contrato en junio.

 

Mientras, continúa la marcha en el resto del equipo con más o menos la normalidad esperada. Con la llegada de Jeffrén, Juan Ignacio Martínez considera que tiene bien cubierta la parcela de la banda derecha, de manera que no parece echar de menos a Ebert. "Ya dije que de ese tema no voy a hablar más", dijo el entrenador el lunes al ser preguntado por el apartado. Y es que parece que todo el mundo está deseando olvidarse cuanto antes de él.