Dulces Galicia innova con una versión de los polvorones 'El Toro' de chocolate

Imagen de los polvorones El Toro bañados en chocolate.

Este histórico producto, que la empresa familiar de Tordesillas exporta a varios países, añade ahora otra variación con un baño en chocolate. 


 

Dulces Galicia tiene un emblema entre sus numerosos productos, elaborados todos ellos de manera artesanal en su obrador de Tordesillas. Los históricos polvorones 'El Toro', rebautizados para evitar polémicas con su nombre original de 'El Toro Vega', cuentan a partir de ahora con otra variedad bañada en chocolate. 

 

La idea venían rondando desde hacía tiempo en la imaginación creativa de Carlos Galicia y ha sido este año cuando se ha decidido a dar el paso con una primera versión que se comercializa inicialmente en la tienda de la calle Santa María de Tordesillas. Cuando el producto esté más rodado será el momento de abordar otros objetivos de venta pero, hasta el momento, la aceptación de esta variedad en chocolate está siendo francamente positiva. 

 

Dulces Galicia produce anualmente 150.000 kilos de polvorones El Toro. El mercado español es el prioritario, pero también exportan este producto a Inglaterra, Suecia, Alemania, Portugal, Francia y Dubai, donde ha empezado recientemente la comercialización dentro de una estrategia que pretende abarcar otros mercados en los próximos años.  

 

 

"El salto de empezar a bañarlos en chocolate viene de una idea que rondaba nuestras cabezas desde hace años", comenta Carlos Galicia. "El chocolate con los polvorones son sabores que encajan, solo había que realizar pruebas y tocar la tecla. Todavía estamos experimentando hasta dar con el sabor y textura perfecta por lo que no hemos comenzado a venderlos a gran escala, aunque las primeras impresiones y la acogida que ha tenido entre nuestros clientes más cercanos ha superado nuestras expectativas. No tenemos ninguna duda que en un futuro próximo podrá tener la misma o incluso mayor acogida por el gran público", añade su hijo Álvaro Galicia como garante de una tradición familiar que se atreve con otras propuestas para todos los gustos.