…y Puente se defiende: “Lo que molesta al PP es que no estoy haciendo las cosas mal”

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, no cree que "haya nadie con la mano en el corazón y siendo sincero que pueda decir que es difícil hablar conmigo".

Minutos después de que el presidente del grupo municipal del Partido Popular de Valladolid, Antonio Martínez Bermejo, dijera que “con el alcalde cuesta hablar”, Óscar Puente se ha defendido diciendo que “no creo que haya nadie con la mano en el corazón y siendo sincero que pueda decir que es difícil hablar conmigo. Si no llamas es muy difícil a hablar”, ha explicado.

 

Puente ha acusado al PP de una “campaña de desgaste al alcalde”. “El que les molesta soy yo porque no estoy haciendo mal las cosas y la ciudad está contenta”. El regidor se ha preguntado que “¿cuántas veces se ha reunido la comisión de soterramiento del ferrocarril durante los veinte años?” para responderse inmediatamente: “ninguna”.

 

El alcalde dice que ahora que ellos están en la oposición “hay que reunirse todos los días y a todas las horas porque todo les parece poco, nada les es suficiente; porque no les importa la información, no es el diálogo, ni las reuniones, sino su estrategia de desgaste; y los únicos que se están desgastando son ellos”; para acabar diciendo que “las puertas al diálogo están abieratas”.