... Y los empresarios exigen que su caso se vea en la comisión ética de CEOE

Miembros del CEOE y Cepyme elevan una queja para que la comisión de ética de la patronal aclare los sueldos de Terciado. El código ético obliga a apartar a un cargo que se vea inmerso en un proceso judicial.

Ante los intentos de Terciado de legalizar a posteriori su sueldo en Cepyme, un sector de la organización patronal ha exigido que el empresario abulense se someta al escrutinio de la comisión ética de CEOE, un órgano ya existente, que debe aplicar el código ético y de buen gobierno de la patronal española, de la que Terciado es vicepresidente. Un documento aprobado hace cerca de un año y que establece que un cargo de la patronal debe abandonar su puesto cuando se vea afectado por un proceso judicial.

 

Los tres integrantes de Cepyme que han impulsado la denuncia por el cobro irregular de 313.000 euros por parte de Terciado a través de sus empresas también han elevado una queja ante la Comisión de Ética de CEOE en representación de Confaes para averiguar si el presidente de Cepyme aprobó ponerse un sueldo de 154.000 euros en contra de lo marcado en los estatutos, donde no consta remuneración alguna para ese cargo. La existencia del contrato y de su cotización correspondiente ha sido comprobada por TRIBUNA y Terciado no ha negado que percibe remuneraciones de Cepyme, aunque ha intentado desvincularlos del concepto de sueldo.

 

De este modo, Terciado podría verse obligado a pasar por la comisión de régimen interno de CEOE para responder por dos cuestiones: su paso por los juzgados para explicar por qué sus empresas facturaron 300.000 euros en concepto de consultorías a Cepyme y la existencia de ese contrato blindado cuando los estatutos todavía no recogen la posibilidad de que el presidente cobre un sueldo.