Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

... en un emocionante derbi vallisoletano ante el VRAC que ha ganado al Alcobendas

El VRAC completó un partido muy serio en Las Terrazas y los madrileños intentaron hasta el final hacerse con la victoria, pero los vallisoletanos no han querido perderse su tercera final consecutiva.

No importó el condicionante obligado de tener que jugar como visitante. Ni por esas hay una final de la Copa del Rey en los últimos años sin el VRAC en ella. El Quesos buscará su tercer título copero consecutivo y lo hará en una final vallisoletana, previsiblemente en Pepe Rojo, y frente al Silverstorm El Salvador, que eliminó al Bathco de Santander en San Román.

 

En Las Terrazas el VRAC tuvo la suficiente sangre fría para estar siempre por delante en el marcador desde que en el minuto 9 Gareth Griffiths inauguró con su zurda los puntos en un castigo favorable a los vallisoletanos. Fue un duelo que se decidió por detalles, aunque el Quesos no especuló y buscó la victoria en todo el momento.

 

El duelo Gareth Griffiths-Santiago Fernández con el pie también fue clave, aunque los dos se mostraron muy certeros y ambos equipos optaron por delegar responsabilidad en ellos para asegurar de tres en tres. De hecho, hasta el minuto 70 de partido absolutamente todo se sumó por esa vía. Más cerca de ensayar había estado el VRAC, pero cuando lo rozaba, terminaba optando a patear y aprovechaba la oportunidad. En las mismas estaba Alcobendas, que depositó su confianza en las patadas de Santiago. Tanto él como Gareth se mostraron infalibles. Todo lo colaron entre palos y con el 3-9 favorable al VRAC se llegó al descanso. 

 

El Quesos se mantuvo ordenado durante el segundo tiempo, sin errores de bulto y atento a la búsqueda constante del rival al exquesero Perico. En las estáticas los de Merino fueron claramente de más a menos, sufriendo en los últimos instantes del partido pero con un control que, pese a lo ajustado del marcador, daba tranquilidad al equipo. Nada que ver con Lisboa o la Supercopa frente al Cisneros, donde se intuían problemas pese al resultado final diferente en cada uno de los dos citados partidos.

 

A falta de 10 minutos para el final del encuentro, Alcobendas se vio obligado a dar un paso adelante y arriesgar. Ensayó por medio de Mauri y Santiago Fernández ratificó los siete puntos que dejaban un ajustado 13-18 que dejaba a una marca a los madrileños. Sin tiempo para soñar, y con Las Terrazas volcada con los suyos pero sin que decayese el ánimo en el centenar de queseros desplazados a Alcobendas, irrumpió Berny Hall para sellar el pasaporte rumbo a la final de Copa.

 

El neozelandés cazó al aire el oval tras el saque de centro de Griffiths y se metió hasta dentro con él. Dosificado por los cambios y con una ventaja tranquilizadora el VRAC apenas sufrió pese al último ensayo de Mauricio Cabrera, que no puso en riesgo el billete para la finalísima.