Dos vecinos de Arroyo se enfrentan este lunes a un juicio por posesión de 27 gramos de 'coca' y un bastón-escopeta

Ambos son sospechosos, según ha explicado la Policía, de dedicarse a distribución de droga y manejo de clubes de alterne en el centro de la ciudad.

La Audiencia de Valladolid celebra este lunes juicio contra una pareja vecina de Arroyo de la Encomienda compuesta por Antonio Jesús C.M. e Ioana S., el primero español y la segunda rumana, que en julio del pasado años fueron detenidos en posesión de 27 gramos de cocaína y un arma de fuego simulada -un bastón-escopeta- y a los que se acusa de dedicarse al tráfico de drogas en distintos barrios y clubes de alterne de la capital.

 

Los procesados, según el escrito de calificación provisional del Ministerio Fiscal, se exponen a penas de cinco años y medio de cárcel, cuatro de ellos por delito de tráfico de drogas de las que causan grave daño a la salud y otro año y medio más por tenencia ilícita de armas, junto con el pago de multas por importe de 4.000 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Su detención fue practicada el 18 de julio del pasado año como colofón de las investigaciones iniciadas a principios del mes de febrero que señalaban a un joven que a bordo de un vehículo de alta gama, en concreto un BMW, estaba dedicándose, junto con su pareja, a la venta de cocaína tanto en su domicilio como en distintos puntos de Valladolid.

 

El Grupo VIII de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valladolid, en el marco de la denominada 'Operación Conde', montó entonces un dispositivo de vigilancia sobre los detenidos y su entorno y pudo comprobar que ambos se desplazaban en el vehículo mencionado a distintos barrios de la ciudad, tales como Arturo Eyríes, La Victoria y a diversos clubes de alterne, donde tras un par de minutos hacían breves contactos y cerraban, supuestamente, la ilícita venta de droga.

 

A mediados del mes de abril, la pareja investigada, carente de antecedentes policiales, se trasladó a residir a la localidad de Arroyo de la Encomienda, donde la policía mantiene que los sospechosos seguían con las mismas rutinas, es decir, breves contactos en los que realizaban las entregas de droga, siempre tomando numerosas medidas de seguridad y adoptando unas determinadas pautas para, en lo posible, no ser detectados por la policía.

 

Finalmente, una vez realizadas las gestiones de investigación necesarias se procedió a la detención de la pareja en la calle San Lázaro de la capital del Pisuerga, después de que el vehículo que ocupaban se detuviera y él entrara y saliera al poco tiempo del bar 'El Tejadillo', momento en el que le fueron ocupados 21,21 gramos de cocaína, una balanza de precisión con restos de la misma sustancia, una papelina, también de 'coca', con un peso de 0,44 gramos.

 

Además, en un compartimento entre el conductor y la ocupante, los policías se incautaron de tres papelinas más con un peso de 3,27 gramos, además de un bastón plateado que, en realidad, era una escopeta disimulada de un solo cañón lista para disparar cartuchos del calibre 36 y que se encontraba municionada.

 

En el posterior registro en el domicilio de la pareja, en Arroyo de la Encomienda, los funcionarios ocuparon además tres envoltorios con un peso de 2,38 gramos de cocaína, un ordenador portátil, cuatro teléfonos móviles, sustancias de corte y diversos instrumentos para la elaboración de papelinas, junto con diversa documentación con anotaciones sobre venta de droga.

 

En el momento de los hechos, ambos acusados eran consumidores de cocaína y Antonio Jesús tomaba también anfetamina, pese a lo cual la acusación pública no les aplica atenuante alguna.