Dos residencias de ancianos de Valladolid ofrecen talleres para aprender a utilizar el ordenador

Mayores con ordenadores TRIBUNA

La actividad consiste en enseñar a manejar el ordenador, el ratón y el teclado para más adelante aprender a utilizar programas de edición de texto o para dibujar y por último Internet.

La ONG Cooperación Internacional Castilla y León lleva a cabo, desde hace más de un año, el programa 'Conectamos' en Valladolid, que se centra en enseñar a utilizar el ordenador y sus aplicaciones a personas mayores en dos residencias de ancianos de la ciudad y poner en contacto a jóvenes y mayores.

 

La actividad consiste en enseñar a manejar el ordenador, el ratón y el teclado para más adelante aprender a utilizar programas de edición de texto o para dibujar y por último Internet, que es "el paso más grande", según ha explicado uno de los voluntarios de la ONG, Manuel Salazar.

 

Además este taller, que se imparte una vez a la semana en una sala equipada con ordenadores en ambas residencias, se plantea lograr "conectarles y permitir que se comuniquen con sus familias" a través del uso de herramientas como el correo electrónico.

 

El objetivo final de este proyecto es la integración entre jóvenes y mayores, la interacción entre ellos y la reincorporación a la sociedad de esas personas mayores que están "muy cualificadas" y aportan "sabiduría popular" que permite la "reutilización el material humano".

 

Los voluntarios que participan en este proyecto "no tienen que tener ninguna característica concreta" según ha apuntado Manuel Salazar, tan solo ser personas dispuestas a ayudar que manejen el ordenador, aunque en general "tienen un perfil de gente joven".

 

Los participantes de este taller son seleccionados por las propias residencias, que eligen a las personas que están "mejor dotadas mental y físicamente". En concreto, la residencia de ancianos del barrio vallisoletano de La Rubia está equipada con tres ordenadores, lo que permite que seis residentes accedan al programa.

 

APRENDIZAJE ADAPTADO

 

En esta sede, son tres los voluntarios que llevan a cabo el taller, y tutelan y adaptan lo que cada participante quiere aprender. Hortensia, de 85 años, es una de las alumnas y ha comentado que utiliza Internet para visitar los vídeos del grupo de música de sus nietos; Christian visita París, donde vivió en su juventud, a través de 'Google Maps', y Carlos aprende a fabricar juguetes de madera a través de tutoriales de 'Youtube'.

 

El programa no se plantea dejar que los participantes utilicen Internet, puesto que lo que busca es "huir del individualismo", pues sino "se perdería el contacto" entre jóvenes y mayores que "es una satisfacción muy grande", ha apuntado Manuel Salazar.

   La experiencia de este joven voluntario, que ya había participado en otros programas de Cooperación Internacional Castilla y León, le aporta "un montón", por eso Salazar ha animado a cualquiera a que se acerque y experimente esa "sensación de bienestar" que le produce el programa 'Conectamos'.