Dos personas a cara descubierta fueron los autores del crimen de Medina del Campo

El subdelegado del Gobierno atiende a los medios de comunicación.

La Policía descarta el móvil del robo y todo apunta a un ajuste de cuentas ya que los asesinos fueron directamente en busca de las dos víctimas. 

Dos personas a cara descubierta fueron los asesinos del dueño del club Las Vegas de Medina del Campo y la camarera de nacionalidad rumana. Según los datos que baraja la subdelegación del Gobierno, accedieron al interior del local con la idea premeditada. Una vez consumado el crimen, se dieron de inmediato a la fuga previsiblemente por la A-6 aunque ese dato no está completamente confirmado.

 

El subdelegado del Gobierno, José Antonio Martínez Bermejo, ha ofrecido este lunes algún detalle de este suceso, que se encuentra bajo secreto de sumario. "La Policía de Medina del Campo recibió un aviso del 112 aproxidamente a las 20,50 horas de este domingo diciendo que se habían producido una serie de disparos en un club denominado Las Vegas de esa localidad. A los tres minutos se personaron agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la comisaría de Medina del Campo. En un principio mostraron cierta precaución por pensar que pudiera existir alguien dentro que tuviera rehenes o lo que fuera, por si se hubiera producido algún tipo de robo a asalto. Una vez que quedó claro en poco tiempo que no fue así, entraron con muchísima precaución, puesto que es un local pequeño, y al entrar se encontraron los cadáveres de dos personas; uno es el propietario del local y el otro una mujer, una camarera que trabajaba en ese local". 

 

Su relato se corresponde con los datos que se vienen manejando desde que ocurrió el crimen en la tarde-noche de este domingo. En el interior del local, según estas informaciones, había otra persona que se encontraba en estado de shock, pero el subdelegado ha reconocido que la Policía trabaja con varios testigos, un total de tres, a los que se les está pidiendo su colaboración; en este caso tres mujeres relacionadas con el local y que ni son españolas ni hablan bien el castellano.

 

Bermejo ha descartado el móvil de un robo y todo apunta a un ajuste de cuentas porque los autores de los disparos fueron directamente en busca de las dos personas asesinadas.