Dos inmigrantes, descubiertos en el salpicadero y el depósito de combustible de un coche

Al inicio del reconocimiento y someter el vehículo a la máquina detectora de "latidos del corazón", que se utiliza de forma selectiva a los vehículos, este dio como resultado la presencia de personas ocultas.

La Guardia Civil ha descubierto a dos inmigrantes ocultos en sendos dobles fondos de un coche, en el salpicadero y en el lugar del depósito de combustible, a dos inmigrantes subsaharianos después de que la máquina de latidos del corazón advirtiera de la posible su presencia durante el control de la Guardia Civil en la frontera con Marruecos.

  

Según ha informado un portavoz de la Comandancia de Melilla,  los hechos se han producido en la Aduana de Beni-Enzar durante el registro de un vehículo marca Renault, modelo R-21, ocupado a primera vista por su conductor, que en esos momentos accedía a la Ciudad procedente de Marruecos.

  

Al inicio del reconocimiento y someter el vehículo a la máquina detectora de "latidos del corazón", que se utiliza de forma selectiva a los vehículos, este dio como resultado, una vez apeado del mismo el conductor, de la presencia de personas ocultas, momento en el que los agentes procedieron "al aseguramiento del conductor" para evitar que huyera y a realizar un reconocimiento en profundidad.

  

El portavoz policial ha indicado que de esta forma hallaron un primer doble fondo, en la zona del salpicadero, que fue "arrancado", para poder liberar a una persona allí introducida, la cual en el momento de su auxilio presentaba "malestar general y dolores articulares", sin que fuese precisa su atención médica, al restablecerse tras el auxilio administrado.

 

Al continuar con el reconocimiento, la Guardia Civil descubrió otro doble fondo, en los bajos, en el lugar donde debía ubicarse "el depósito de combustible", que había sido removido, y habilitado como tal "una botella de plástico", ubicada en el compartimento del motor, que el conductor trató de ocultar "bajo un trapo", para dar apariencia de normalidad, caso de fiscalización de ese lugar.

 

Allí encontraron a otra persona, que igualmente fue auxiliada a salir, y que presentaba los mismos síntomas que el primer inmigrante y no fue por tanto necesaria su atención por los servicios sanitarios.

  

Los dos jóvenes auxiliados son de procedencia subsahariana, varones, jóvenes, indocumentados, que dicen proceder ambos de Guinea Conacry, de 19 y 21 años de edad, los cuales pasarán a disposición judicial en calidad de testigos.

  

El conductor del vehículo detenido, de nacionalidad marroquí, es un varón de 25 años de edad, sin ninguna vinculación con la ciudad, con residencia en su país de origen, en la provincia de Nador (Marruecos), el cual ha pasado este viernes a disposición judicial como supuesto autor de un delito contra los ciudadanos extranjeros, conocido en el argot como "tráfico de personas", o de "inmigrantes".