Dos españoles que participaron en el maratón de Boston salvaron su vida "por un pique" entre ellos

Ignacio Iturriaga correrá el de Madrid y no descarta volver a hacerlo en Boston


MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Ignacio Iturriaga y Mikel Echavarren son dos de los 91 españoles que participaron en el maratón de Boston del pasado lunes y fueron testigos en primera persona de las explosiones cerca de la línea de meta que provocaron la muerte de tres personas y dejó cerca de doscientos heridos. Un minuto después de que cruzaran la línea de meta se produjo la primera explosión.

Iturriaga confiesa, en declaraciones a Europa Press Televisión, que el "pique" que tuvo con Mikel hizo que llegara antes al punto final. Fue en el kilómetro 37, a tan sólo cinco del final, cuando Mikel pidió a su amigo aminorar la marcha, pero Iturriaga le rogó un esfuerzo más para así poder comparar la marca con las anteriores conseguidas en otros maratones como el de Nueva York (2011) o Berlín (2012).

"El azar quiso que esa estrategia nos hiciera pasar por delante de la bomba librándonos, de haber ido un poco más lento nos hubiera explotado (...). Al principio no piensas que has salvado tu vida por los pelos porque es un hecho, estás entero y verdadero, pero sí piensas en qué ha pasado con los demás. Te das cuenta de que estás en un país en el que el maratón es como especie de homenaje al esfuerzo de las personas", confiesa.

Iturriaga, que viajó a Boston con tres compañeros de trabajo y familiares, no respiró hasta que pudo contactar con su mujer. Tras la segunda explosión, que se produjo apenas doce segundos después de que detonara el primer artefacto, se dirigió al hotel donde se hospedaba para recuperar su teléfono móvil e intentar localizar a su esposa, que le esperaba en la línea de meta.

"A pesar de la tragedia tuve una sensación de alivio que me hizo empezar a ver todo desde la barrera. A partir de ahí todo fue a peor porque empezamos a ver que hubo muertos, que hubo heridos y me empecé a preguntar por qué pasaba esto", relata emocionado Iturriaga desde su lugar de trabajo en el corazón financiero de Madrid y apenas horas después de aterrizar en España.

RESPUESTA INMEDIATA

Así ha manifestado que lo más "entrañable" de la tragedia fue la respuesta de los ciudadanos de Boston. "Bajó gente de sus casas, llevó mantas, comida, bolsas de plástico... alrededor de la propia zona del tema de las bombas hubo gente tratando de ayudar con todo. En dos horas habían creado una zona memorial, ramos de flores, pancartas de ánimo. Hay como una especie de unión que te transmite cosas positivas, te emociona, es la parte más entrañable de una cosa muy triste", ha agregado.

A pesar de la experiencia, Iturriaga no sólo quiere participar en el maratón del próximo 28 de abril en Madrid sino que no descarta volver a correr en la próxima edición que se celebre en Boston. "Cuando pasa una cosa así, volver a correrlo es un testimonio de que no es fácil que el esfuerzo que hace tanta gente lo tumbe un imbécil o un loco o sinvergüenza intentando sembrar el terror. Somos miles de personas los que pasaremos por encima de eso", ha apostillado.