Dos empresarios de Valladolid, detenidos por estafa en la operación 'Busardo'

Parte del material incautado. GUARDIA CIVIL

Han sido trece las personas detenidas en una operación que se ha desarollado en varias provincias.

La Guardia Civil, en el marco de la operación denominada  'Busardo', cuyas investigaciones se iniciaron en junio del año pasado en la provincia de Huesca y que han sido desarrolladas en Jerez de la Frontera (Cádiz), Valladolid, Arona (Tenerife) y Madrid, ha desmantelado una organización que se dedicaba a cometer diversas estafas.

 

La organización ha llevado a cabo estafas a empresas mayoristas de viajes y alojamientos por Internet, y ha hecho un uso fraudulento de tarjetas que habían sido robadas o clonadas, sobre todo, a ciudadanos alemanes. Para dar credibilidad a sus acciones, habían organizado para este mes de julio una falsa concentración de vehículos y motocicletas de lujo y clásicos en el circuito de velocidad de Jerez.

 

En total, han resultado detenidas 13 personas, 10 hombres de entre 20 y 55 años vecinos de Cornellá de Llobregat (Barcelona), Valladolid y Arona (Tenerife), y tres mujeres de Palencia y Sevilla. Asimismo, han sido imputadas otras nueve personas: seis hombres de Palencia, Barcelona e Islas Baleares y tres mujeres de Palencia y Sevilla, según ha informado la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca.

 

En el mes de junio del año pasado, personal del Equipo de Delitos Informáticos de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca (EDITE) y del Equipo de Policía Judicial de Barbastro (Cádiz), iniciaron una investigación a raíz de las denuncias presentadas por una empresa de reserva de viajes a través de Internet, a la que le habían estafado en la contratación, entre otras cosas, de paquetes vacacionales, viajes, estancias y vuelos.

 

Además, a lo largo de 2015, el grupo criminal ha recibido denuncias por el abono de reservas de viajes a Panamá, Barcelona y Tenerife abonadas con tarjetas de crédito robadas, clonadas o duplicadas. Para ello, realizaban cientos de tentativas que no llegaron a consumarse, gracias a las medidas de seguridad implantadas tanto en la empresa que organiza los viajes, como en las que gestionan las tarjetas de crédito.

 

Desde el comienzo de la operación 'Busardo', que se llevó a cabo bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 1 de Boltaña (Huesca), la investigación ha sido compleja debido a los entramados de direcciones IP, números de teléfono y servidores que utilizaba la organización para evitar que se descubriese su localización.

 

El grupo efectuaba el pago mediante tarjetas de crédito, la mayoría de origen alemán, que eran robadas, clonadas o duplicadas, y cuyo uso ilegal era denunciado por sus propietarios.

 

Además, los estafadores crearon una supuesta agencia de viajes en Internet, a través de la que gestionaban viajes y estancias. Los detenidos cobraban transferencias bancarias a los particulares y luego abonaban la cantidad a los mayoristas con tarjetas de crédito robadas, clonadas o duplicadas.

 

EL ÚLTIMO FRAUDE, EN JEREZ DE LA FRONTERA

 

En el mes de abril de este año, varios componentes de la organización se trasladaron a Jerez de la Frontera, donde consiguieron, mediante la presentación de documentación falsa, inscribir a una persona en el registro de ciudadanos de la Unión Europea.

 

De esta forma, obtuvieron un NIE falso, con el que constituyeron una sociedad mercantil supuestamente dedicada a la organización de eventos, en la que figuraba como único trabajador autónomo la persona identificada con el documento falsificado.

 

A continuación, el grupo puso en marcha un entramado en Jerez, donde supuestamente iban a organizar una concentración de vehículos y motocicletas clásicos de lujo, alquilaron una oficina que no ocuparon y contactaron con más de 15 entidades bancarias de la localidad, a las que contrataron diversas cuentas de negocios para el cobro con tarjetas. Así, podían cobrar las suscripciones al evento a través de este método.

 

Asimismo, contrataron un servicio de 30 agentes a una empresa de seguridad por 12.000 euros, e hicieron reserva en un restaurante que ha supuesto al establecimiento unas pérdidas de unos 20.000 euros. Los estafadores, para dar credibilidad al evento, llegaron incluso a elaborar carteles publicitarios que aparecieron colgados por Jerez.

 

La organización criminal se puso en contacto con ciberdelincuentes de la red TOR, utilizada para hacer que las comunicaciones sean anónimas, quienes, previo pago de bitconins les proporcionaban tarjetas de crédito o débito, robadas, clonadas o duplicadas, mayoritariamente de origen alemán. Los delincuentes utilizaban las terminales punto de venta (TPV) conseguidas para realizar cargos a las tarjetas hasta el límite de las mismas.

 

DIVERSOS DELITOS

 

A finales de junio y principios de julio, la policía ha hecho varios registros en Valladolid y Arona (Tenerife) y se ha incautado de material informático, documentación falsa, teléfonos, varias TPV, clonadoras-grabadoras de tarjetas de crédito y tarjetas con la banda en blanco.

 

El personal del Equipo de Investigación Tecnológica de la Guardia Civil (EDITE) y la Policía Judicial de Barbastro, en colaboración con agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de las Comandancias de la Guardia Civil de Valladolid y Tenerife, procedieron a la detención de 6 miembros de la organización, entre los que se encontraban un ingeniero informático y un técnico superior en informática.

 

Entre el 6 y el 13 de julio se ha llevado a cabo la detención de otras siete personas en Madrid, como supuestos autores de delitos de estafa consumados y en grado de tentativa. En el lugar del arresto, la Benemérita ha localizado más material informático y telefónico, y dispositivos de memoria que están siendo estudiados.

 

También han sido imputados varios empresarios de Valladolid y Arona (Tenerife), delitos de estafa consumados, cientos delitos de estafa en grado de tentativa, falsificación documental, usurpación de identidad contra la hacienda pública y pertenencia a la organización criminal.