Dos detenidos y un imputado por robar al menos 2.000 metros de cable de cobre en La Mudarra

La Guardia Civil de Valladolid ha detenido a dos personas y ha imputado a una más como presuntos autores de al menos dos robos en huertos solares de la zona de La Mudarra y tras incautarles más de 2.000 metros de cable de cobre.

   

Según han informado fuentes de la Benemérita en un comunicado recogido por Europa Press, la actuación, denominada Operación Garra se enmarca dentro del Plan Operativo de respuesta al robo de cableado de cobre y fue fruto de los dispositivos establecidos por la Guardia Civil para evitar dichos robos en la provincia de Valladolid.

 

Las actuaciones se iniciaron meses atrás por parte de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia civil de Valladolid, tras las denuncias presentadas por robos de cobre en explotaciones agrícolas, transformadores y huertos solares.

 

La Guardia Civil reaccionó ante estas denuncias con un incremento del número de dispositivos de vigilancia y control en las zonas afectadas, con objeto de localizar y detener a los autores de los robos.

 

El pasado día 16 de julio, a raíz de un robo perpetrado en un huerto solar de las inmediaciones de la localidad de La Mudarra, se inició un operativo, fruto del cual fueron detectadas peladuras de cable en zona próxima a la instalación.

 

Casi un mes después, durante la mañana del día 14 de agosto se tuvo conocimiento, por denuncia presentada en el Puesto de la Guardia Civil de La Mudarra, de un robo con fuerza en las cosas en un huerto solar ubicado en ese término municipal, cometido en la noche anterior, para lo cual los autores, tras inutilizar el sistema de alarma y romper la valla perimetral de alambre, accedieron a las instalaciones de la planta fotovoltaica y sustrajeron del interior unos 2.000 metros de cable de cobre de la conexión eléctrica entre las placas solares, con una valoración de unos 45.000 euros aproximadamente, por lo que se organizó un dispositivo amplio en la zona, bajo la sospecha de que el cable robado se encontrara oculto en algún lugar próximo.

 

Tras la correspondiente vigilancia se detectó esa misma noche que dos vehículos accedían a la zona y pasaban varias horas en la misma en el tiempo en que pelaban el cable para su posterior transporte y venta. En ese momento, fueron detenidos, cuando ya habían cargado los vehículos y se disponían a transportar los más de 2.000 metros de cobre pelado para su venta.

 

Las dos personas detenidas, resultaron ser un varón de 21 años, identificado como M.F.G; y otro hombre de 25, N.O. Ambos son de nacionalidad rumana pero residentes en la localidad vallisoletana de Pedrajas de San Esteban.

 

Al primero de ellos (M.F.G¡), le constan hasta seis delitos por sustracción o robo de cobre y chatarra desde el año 2008; mientras que sobre el segundo (N.O) pesa una reclamación por parte de la Justicia de Rumanía, por lo que fue trasladado a requerimiento de la Audiencia Nacional, para su posible extradición a ese país.

 

Asimismo también se procedió a la imputación de otro varón rumano, de 24 años, identificado como G.E.S, y con domicilio habitual en la misma localidad que los anteriores, como presunto integrante de la organización delictiva.

 

Con estas detenciones se han podido esclarecer por el momento dos robos de cableado de cobre, en la zona de La Mudarra, con un valor estimado en 69.000 euros así como la recuperación de 2.000 metros de cable de cobre, procedentes del último robo cometido.

 

Las mismas fuentes han explicado que el grupo delictivo estaba "perfectamente organizado". Primero reconocían la zona a fin de seleccionar los objetivos para su posterior robo, en los cuales tomaban numerosas medidas de seguridad.

 

GRUPO "PERFECTAMENTE" ORGANIZADO

 

Los integrantes del mismo, según las mismas fuentes, dividían sus funciones para que unas personas se encargasen de los reconocimientos de zona y de perpetrar los robos. Posteriormente, escondían las mercancías sustraídas en lugares seguros del campo, no muy distantes de las instalaciones en las que los sustraían, para en días siguientes pelarlo y entregarlo a otras personas que se encargaban del traslado.

 

Las investigaciones siguen abiertas, por lo que no se descartan más detenciones y el esclarecimiento de más hechos "en las próximas horas". Las diligencias instruidas por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid, han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción de Guardia de los de Valladolid.