Dos años y un día de prisión para los dos sorprendidos con un kilo de hachís en Valladolid

Imagen de los Juzgados de Valladolid. TRIBUNA

Fueron detenidos por la Policía el 12 de febrero en un garaje de la calle Gabilondo, cuando realizaban una transacción de un kilo de hachís valorado en el mercado en más de 5.400 euros.

Los dos acusados por tráfico de drogas que fueron sorprendidos mientras llevaban a cabo una transacción de un kilo de hachís en Valladolid han aceptado dos años y un día de prisión cada uno, según el acuerdo de conformidad al que han llegado con el Ministerio Fiscal, que pedía para ellos un global de seis años y nueve meses de cárcel.

 

Además, Miguel Ángel R.P, para quien el fiscal solicitaba cuatro años y tres meses y una multa de 13.679,98 euros y a quien se le ha tenido en cuenta su adicción a las drogas como atenuante, verá reducida también la cuantía económica hasta los 6.700 euros.

 

Por su parte, José Miguel C.P, quien se enfrentaba a dos años y seis meses de prisión y una multa de 11.355,96 euros, además de la pena de cárcel tendrá que pagar 6.000 euros, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

 

SORPRENDIDOS EN GABILONDO

 

Los dos acusados se sentaban este lunes en el banquillo de los acusados para responder de un delito de tráfico de drogas después de que fueran sorprendidos por la Policía Nacional el 12 de febrero, en el marco de una operación denominada 'Rompetechos', en un garaje de la calle Gabilondo de Valladolid cuando realizaban una transacción de un kilo de hachís, en placas y bellotas, valorado en el mercado en más de 5.400 euros.

 

Allí, José Miguel C.P. acudió con su hijo, quien esperó a su progenitor en el coche, mientras se encontraba con Miguel Ángel R. para que éste le proporcionarse tres paquetes con diez placas de hachís y un paquete con cinco bellotas, que presuntamente adquirió para distribuirlas posteriormente.

 

Ese mismo día se procedió al registro del domicilio de Miguel Ángel R, situado en la misma calle donde se le detuvo, y se encontraron otros 150 gramos de hachís, además de restos de otras sustancias como anfetaminas.

 

El Ministerio Fiscal, según su escrito de calificación, atribuía además a este acusado otras ventas de droga en el mismo entorno, ya que la Policía le investigaba desde octubre de 2014 ante la sospecha de que pudiera dedicarse a esta actividad. En concreto, le atribuye una venta realizada el 1 de diciembre de casi 30 gramos de hachís, también en la calle Gabilondo, mientras que el 30 de enero le sitúa en la Avenida de Irún, donde presuntamente vendió casi 5 gramos de anfetaminas a otro individuo.