Dos años de cárcel uno de los implicados en la clonación de tarjetas en una gasolinera de Laguna de Duero

Gilberto A. de la R, acusado de clonar entre los meses de marzo y abril de 2009 en la gasolinera 'Feroslu' de Laguna de Duero las tarjetas de crédito de clientes que luego fueron usadas para realizar compras, se ha conformado con una condena de dos años de prisión.

AMENAZADO POR UN PELIGROSO 'NARCO'

 

Durante el juicio celebrado contra el 'exgasolinero' el pasado mes de enero, el condenado, que carece de antecedentes penales, confesó la autoría de los hechos pero en su descargo alegó que se vio obligado a clonar las tarjetas bajo las amenazas y coacciones de un compatriota al que identificó como Eleuterio Guante, un peligroso narcotraficante, como así denunció, que le advirtió de que si no se sometía a sus pretensiones sería responsable de lo que pudiera ocurrirle a su familia, residente en Santo Domingo y a la que tenía perfectamente localizada.

 

Elpidio Antonio se limitaba a copiar las tarjetas con un aparato denominado 'skimer' mientras que otras personas se encargaban del volcado de la información de las bandas magnéticas en otros plásticos falsificados y los denominados 'pasadores' las usaban luego para efectuar las compras, escalón este último en el que se hallarían los también dominicanos Gilberto A. de la R. y Gaspar L.A.

El juicio previsto en la Audiencia Provincial no ha llegado a celebrarse, al pactar una condena de conformidad el procesado y el Ministerio Fiscal, consistente en los referidos dos años de cárcel, frente a los cinco inicialmente solicitados, como autor de un delito continuado de falsificación de tarjetas de crédito, que afectan a una pluralidad de personas y en el marco de una organización criminal, y otro de estafa, con la atenuante de dilaciones indebidas, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

En concepto de responsabilidad civil, el acusado habrá de abonar  indemnizaciones por importe global de casi 20.000 euros, que debería afrontar junto con otro presunto cómplice, Gaspar L.A, que permanece aún prófugo de la Justicia.

 

El condenado había permanecido hasta ahora en paradero desconocido, hasta que hace poco más de un mes fue interceptado en la terminal del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y puesto a disposición judicial para la celebración del presente juicio, que finalmente no ha llegado a celebrarse ante el acuerdo alcanzado entre las partes.

 

Se da la circunstancia de que el autor material de la clonación, el empleado de la gasolinera de origen dominicano Elpidio Antonio M.A, ya fue condenado por estos mismos hechos en enero a una pena de dos años de cárcel, frente a los ocho solicitados por el fiscal.

 

El fallo no aplicó entonces la agravante de pertenencia a una organización criminal, ya que no fue posible acreditar tal circunstancia debido a la imposibilidad de tomar declaración a los otros dos acusados, Gilberto A. de la R, ahora igualmente condenado, y Gaspar L.A, también de origen dominicano y que se encontraban en situación de busca y captura.