Dos años de cárcel para la mujer que traficaba junto al Polideportivo Gregorio Fernández de Valladolid

JUAN POSTIGO

La vallisoletana M.C.M.P, se ha conformado con una condena de dos años de cárcel, frente a los cuatro que inicialmente solicitaba el Ministerio Fiscal.

La vista del juicio no ha llegado a celebrarse al llegar la acusada y la acusación pública a un acuerdo previo, que consiste en el reconocimiento de los hechos por parte de la primera y que, además de dos años de privación de libertad, incluye el pago de una multa de 400 euros.

 

Sin embargo, la procesada, de 46 años, no ingresará en prisión ya que el Ministerio Fiscal se ha mostrado favorable a la suspensión de la ejecución de la condena, siempre y cuando M.C.M.P. no vuelva a delinquir durante los próximos cuatro años.

 

Su detención se produjo el día 6 de junio de 2012 a raíz de la investigación iniciada tres semanas antes cuando agentes del Grupo VIII, de la Brigada de Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía de Valladolid, gracias a la colaboración ciudadana, tuvieron conocimiento de que en la zona del referido polideportivo, próximo a la calle Puente Colgante, había una mujer que podría estar vendiendo sustancia estupefaciente a toxicómanos que frecuentaban la zona.

 

A raíz de este hecho, se iniciaron una serie de gestiones encaminadas a comprobar la veracidad de lo manifestado, pudiendo constatar que durante el día la sospechosa se dedicaba a mantener pequeñas charlas con supuestos toxicómanos en la zona de la Plaza de la India, a dos de los cuales realizó la entrega de mercancía--MDMA, ketamina y cocaína--los días 18 y 30 de mayo de 2012.

 

Así, la detención fue practicada el 6 de junio cuando la mujer bajaba de un autobús, interviniéndole entre sus ropas 0,72 gramos netos de heroína y 1,84 de cocaína, con un valor en el mercado de 468 euros.

 

Posteriormente, durante un registro en la vivienda que ocupaba en el Paseo del Arco de Ladrillo, los agentes se incautaron de diversos alambres de jardinería y recortes de plástico usados para la confección de papelinas, así como de útiles para su manipulación, diversa telefonía móvil, documentación contable, sustancia de corte y una navaja.

 

La detenida, según apuntó en su día la Policía Nacional, cuenta con una quincena de detenciones policiales por delitos contra el patrimonio y tráfico de sustancias estupefacientes.

Noticias relacionadas