Dos alumnos de la UEMC, premiados en un festival de cine en la India

Javier Grande y Alicia Presencia, alumnos de la UEMC.

El corto documental “Anita”, grabado y dirigido por la estudiante de la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid Alicia Presencio, ha sido galardonado con los premios al Mejor Documental y al Mejor Corto para el Público Online en el Search Short Light Film Festival, un festival internacional independiente que se celebra en Nueva Delhi (India). 

 

 

El corto muestra la historia de Anita, una joven pintora de 33 años procedente de un pueblecito de Ecuador que vive en la actualidad en Oviedo. Con cinco años, Anita quedó paralítica cerebral por una negligencia médica, y desde entonces su madre, María, se ha dedicado en cuerpo y alma a cuidar de ella… y de su marido, Nilo.  Durante el corto es la propia María quien pone voz a la historia de la familia Noriega-Samaniego.

 

Según Alicia, colaboradora también de TRIBUNA VALLADOLID, quien dirigió el corto en colaboración con su compañero  Javier Grande, que también ha trabajado en TRIBUNA, conoció la historia de Anita gracias a dos amigos terapeutas ocupacionales que residen en Oviedo. “Ellos hicieron ejercicios para mejorar la calidad de vida de Anita, y la introdujeron en el mundo de la pintura como terapia”, explica la estudiante. La protagonista ya ha realizado una exposición de sus cuadros en Oviedo y, tras comprar Alicia uno de ellos, “fui a su casa, y su madre me contó la historia”.

 

IMPACTADA

 

Tras la visita, quedó tan “impactada” que salió con la necesidad de hacer algo, “pues esa historia había que darla a conocer”, destaca la directora. “Como no tenía dinero para una gran producción, escribí el guion literario y técnico y lo presenté a la UEMC, les gustó la idea y me prestaron el material técnico necesario”. Fue la propia estudiante quien se encargó de buscar el equipo humano y de pagar gastos de alojamiento y transporte.

 

Alicia Presencio pretendía dar a conocer la vida de la familia, pero con un mensaje final positivo, y esto era difícil, “porque la historia era muy muy dura, por eso he querido contrarrestar ese drama con el final del corto”, asegura la estudiante. Su apuesta por un cine social “en medio de tantos filmes violentos” que sea capaz de “cambiar el mundo desde lo cotidiano” comienza a vislumbrarse con historias como la de Anita.

 

Según la directora, hubo gente que tras ver el corto comentó que “la magnitud de sus problemas había cambiado, que el amor a la familia era como un motor diario de vida y que la fuerza de Anita y de María la madre, animaba a seguir siempre adelante, por muy difícil que se pusieran las cosas”.

 

Para Alicia existe un segundo mensaje, “más implícito y social”, por el cual se recogen las dificultades económicas de una familia con dos discapacitados, “máxime en la actualidad, que no hacen más que suprimir ayudas a la dependencia”.

 

“Mi idea es que este corto-documental tenga la máxima difusión posible, porque es una historia que te hace reflexionar, sopesar tus valores y que transmite mucha fuerza de superación”, afirma la estudiante de la UEMC.

 

El corto también es un ejemplo de la vuelta a lo sencillo en el mundo del cortometraje, “porque estamos acostumbrados a mil efectos especiales de lo más inverosímiles, y de pronto, tienes frente a ti un corto con una estructura muy clara y con elementos simples pero muy trabajados, con los que se consigue una gran fuerza emotiva”, explica Alicia.

 

NUMEROSOS APOYOS

 

A la hora de los agradecimientos, Alicia Presencio recuerda cómo en este corto “toda mi gente ha puesto su granito de arena, desde la UEMC, prestándome los medios, hasta mis amigos, que hacían de críticos del corto, o el público externo al montaje”, y a los que está “muy agradecida” por darle su apoyo todos los días del verano en los que se quedaba editando después de trabajar. Entre los colaboradores, Alicia destaca  la participación de Carlos Blanco, que junto con Javier, fueron quienes tuvieron más protagonismo en la realización.

 

La grabación del corto tuvo lugar el último fin de semana del mes de julio y el proceso de postproducción se prolongó durante todo el mes de agosto. “Desde finales de agosto y septiembre nos dedicamos a distribuir el documental por los festivales”, recuerda Alicia Presencio.

 

“Anita” fue enviado a numerosos concursos nacionales e internacionales. Uno de los primeros premios en conocerse fue el del Search Short Light Film Festival, en el que el corto fue seleccionado, nominado y posteriormente premiado por un jurado profesional, además de recibir el reconocimiento del público online, gracias a los comentarios que la gente depositó en la página oficial del festival.

 

El premio no es económico, explica la autora, pero sí incluye unos diplomas y distribución del documental. Todo el equipo de rodaje decidió que en caso de lograr algún premio económico por la producción, entregarían la mitad del importe a Anita, “para que pudiese cumplir el sueño de ahorrar el dinero suficiente para viajar a Ecuador a ver a su abuela”, afirma Alicia Presencio.

 

El Search Short Light Film Festival se enmarca en los Festivales en línea organizados por Miniboxoffice, una de las principales empresas organizadoras de festivales de cine independiente con sede en India, con el objetivo de proporcionar una plataforma online para exhibir cortometrajes de todo el mundo sin ningún límite físico. Gracias a estos festivales, los jóvenes creadores tienen la oportunidad de dar a conocer la cultura de diferentes países a una amplia audiencia. Asimismo, permite a los cineastas establecer redes de colaboración y de difusión de sus producciones.

 

El Festival toca todos los aspectos del cine y la vida desde el año 2010, y en él han participado más de 6500 cineastas de todo el mundo, con una audiencia que ha alcanzado los 63 países.