Dormir mucho o poco aumenta el riesgo de diabetes en hombres

Dormir mucho o poco aumenta el riesgo de padecer diabetes en varones (Foto: E. P.)

El sueño juega un papel vital en la salud de las personas. Muchas veces solo nos centramos en la importancia del sueño de buena calidad del sueño y no nos damos cuenta de que el tiempo dedicado al sueño puede ser tan relevante para nuestra salud.

El sueño juega un papel vital en la salud de las personas. Muchas veces solo nos centramos en la importancia del sueño de buena calidad del sueño y no nos damos cuenta de que el tiempo dedicado al sueño puede ser tan relevante para nuestra salud.

 

Según los expertos, la duración óptima del sueño de los adultos para una buena salud a nivel poblacional es entre 7 y 9 horas, aunque abren la puerta a una variabilidad individual. Mientras una duración corta del sueño (seis horas o menos para un periodo de 24 horas) se asocia con resultados adversos, incluida la mortalidad, pero un sueño demasiado largo (> 9-10 horas en un periodo de 24 horas) también puede estar asociado con resultados negativos para la salud.

 

Lo cierto es que son varios los grupos de investigadores que han alertado de que dormir menos de seis horas o más de nueve puede acarrear problemas de salud graves. La última investigación ha sido publicada este miércoles en 'Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism', la revista de la Sociedad de Endocrinología Americana, y afirma que los hombres que duermen menos o más horas de promedio pueden enfrentarse a un mayor riesgo de desarrollar diabetes.

 

Más de 29 millones de personas en Estados Unidos padecen diabetes, según datos y cifras del Informe Endocrino de la Sociedad de Endocrinología. Durante los últimos 50 años, la duración del sueño media declarada por los individuos ha disminuido en entre 1,5 y 2 horas, según el autor principal del estudio, Femke Rutters, del Centro Médico VU en Amsterdam, Países Bajos. La prevalencia de la diabetes se ha duplicado en el mismo periodo de tiempo.

 

 "En un grupo de cerca de 800 personas sanas, observamos relaciones específicas del género entre la duración del sueño y el metabolismo de la glucosa --señala Rutters--. En los hombres, dormir demasiado o muy poco estaba relacionado con menos capacidad de respuesta de las células a la insulina, la reducción de la captación de glucosa y, por lo tanto, un aumento en el riesgo de desarrollar diabetes en el futuro. En las mujeres, no se observó tal asociación".

 

El estudio transversal examinó los factores de riesgo para la diabetes y la duración del sueño en 788 personas. Los investigadores analizaron un subgrupo de participantes del 'European Relationship between Insulin Sensitivity and Cardiovascular Disease' (EGIR-RISC), que eran adultos sanos de entre 30 y 60 años de edad. Los participantes del estudio fueron reclutados de 19 centros de estudio en 14 países europeos.

 

Los científicos midieron el sueño de los participantes y la actividad física mediante un acelerómetro de eje único, un dispositivo para rastrear el movimiento. Para evaluar el riesgo para la diabetes, los autores utilizaron un dispositivo llamado una abrazadera hiperinsulinémica euglucémica para medir la eficacia con la que el cuerpo utiliza la hormona insulina, que procesa el azúcar en la sangre.