Djokovic y Federer le ponen suspense a su clasificación

El tenista suizo Roger Federer

El tenista serbio Novak Djokovic y el suizo Roger Federer alcanzaron este viernes los octavos de final de Roland Garros, segundo 'grande' de la temporada, tras superar al croata Marin Cilic y al ruso Dimitry Tursonov en sus respectivos duelos de tercera ronda, en los cuales ambos cedieron el primer de lo que va de torneo sin fallar a la postre a su favoritismo.

El número dos del mundo superó (6-3, 6-2, 6-7(2), 6-4) por primera vez a Cilic en tierra, pero anteriormente ya lo había hecho en las ochos ocasiones que se habían visto las caras, curiosamente todas en superficie dura. 'Nole' se disponía a pasar una nueva ronda con marcha triunfal, pero después de ponerse 2-0 arriba en sets, el croata despertó su orgullo para tratar de dar la sorpresa.

Ganador de dos torneos ya este año, Cilic dio un paso al frente en el tercer set. Ya en el primero comenzó mejor que su rival, pero la calidad del serbio afloró para dar la vuelta a un primer 'break' en contra. Con la muñeca ya caliente, el de Belgrado arrasó en el segundo parcial, pero en el tercero terminó chocando con la resistencia croata, que se llevó un apretado set en el 'tie-break'.

A pesar del aviso, Djokovic no terminó de espabilar y tuvo pelear la victoria en un cuarto parcial con alternativas para ambos. Y es que el favorito número 25 en el arcilla parisina plantó cara aun perdiendo su saque a las primeras de cambio. El set se convirtió en un ataque continuo de ambos, con las bolas de 'break' sobrevolando a ambos lados de la pista. El croata recuperó su saque en el séptimo juego pero terminó hincando la rodilla al resto. El número dos del mundo se medirá por un puesto en cuartos de final con Jo-Wilfried Tsonga o Jerzy Janowicz.

FEDERER TIRA DE UNOS GALONES QUE SIGUEN CRECIENDO

Por su parte, otro de los favoritos en París, el suizo Roger Federer, tampoco vivió su mejor día en esta sexta jornada y tuvo que trabajar (7-5, 6-7(7), 6-2, 6-4) su pase a cuarta ronda, donde se medirá al letón Ernests Gulbis en lo que se presenta un gran test para sus opciones. Se trata de una victoria récord, ya que es la duodécima vez que el ganador de Roland Garros en 2009 alcanza los octavos de final, superando las 11 del argentino Guillermo Vilas.

Ya en el primer set, Tursunov avisó de sus aspiraciones de plantar cara y no cedió hasta el duodécimo juego, donde el de Basilea logró romper el saque de su rival y ponerse por delante en el partido. No las tenía todas consigo Federer y después de una manga irregular desperdició tres bolas de sets para terminar perdiendo el segundo parcial en la 'muerte súbita'.

A partir de ahí, el exnúmero uno del mundo sí comenzó a darse por aludido y también su juego, con menos errores. La mejora le permitió adjudicarse el tercer set y cuarto set con facilidad, sin regalar ni una bola de 'break' en ambos pero sí desperdiciando alguna para cerrar el partido con menos suspense.