Djokovic vence a un Nadal que estuvo a la altura en Indian Wells

El español se marcha de Indian Wells con un tenis ágil, lleno de confianza, capaz de tutear al número uno.

El tenista español Rafa Nadal no pudo (7-6(5), 6-2) este sábado ante el serbio Novak Djokovic en las semifinales de Indian Wells (Estado Unidos), primer Masters 1.000 de la temporada, despedida del mejor Nadal en mucho tiempo en una cita californiana en la que el número uno defenderá título ante el canadiense Milos Raonic.

  

El de Manacor se llevó un amplio número de intangibles pese a caer ante el de Belgrado por sexta vez consecutiva. La progresión palpable de Nadal fue la de recortar de manera sensible la distancia con el mejor tenista del momento. El ganador de 14 'Grand Slams', después de casi dos años, está más cerca que nunca de su mejor versión.

  

Y es que el trabajo de Nadal, tras perderse el segundo tramo de la 2014, sufrir su regreso durante toda la temporada siguiente e iniciar 2016 sin continuidad, ve sus frutos. Nadal se marcha de Indian Wells con un tenis ágil, lleno de confianza, capaz de tumbar a un 'Top 10' como Kei Nishikori y de tutear al número uno.

  

Djokovic, que podrá el domingo igualar el récord de 27 Masters de Nadal, sudó más que en el último año y medio. Un tramo en el que ha perdido siete partidos, el de este año por retirada en Dubai, demostrando estar lejos de cualquier mortal. El tenista español estuvo cerca de enganchar del pie a un 'Nole' más humano.

  

En el Tennis Garden el de Belgrado, doble defensor y cuatro veces campeón, no estuvo cómodo esta vez. Ante Nadal, menos. La segunda semifinal del torneo fue un duelo al límite, sin descanso. Un éxito para el balear, que -salvo en su victoria (1/10) en Roland Garros 2014- ante el serbio, sólo se llevó un set en nueve derrotas.

  

Una declaración de intenciones que fue ya comenzar rompiendo el primer saque del favorito y tener una bola set al resto en el décimo juego que bien pudo cambiar el partido. Djokovic recuperó de inmediato aquel 'break', pero todo fue cuestión de detalles, como un duelo entre campeones. Nadal no se dejó intimidar.

  

El español respondió con la misma calidad y fortaleza los golpes del serbio. En el séptimo juego Nadal se mantuvo entero tras 10 minutos de ataque de 'Nole' a su saque. Más épica fue su resistencia sin premio en la muerte súbita. El servicio de Djokovic marcó diferencias, pero tras un 4-1 Nadal vendió cara la derrota parcial.

  

Se le escapó con vida el número uno en el primer set, mucha ventaja para el de Belgrado. En el segundo parcial, pese al empuje del vigente campeón, Nadal no cedió hasta el sexto juego. Djokovic apretó en cada saque de su rival hasta derribar el muro numantino del balear. Un 'break' que confirmó a continuación (5-2).

  

Sin pena ni gloria y cabizbajo hasta semis, Djokovic se vio obligado a sacar su mejor tenis para tumbar a un Nadal que volvió a tirar hasta el final. Su seña de identidad. Seis bolas de partido, al resto, necesitó 'Nole' para verse con Raonic. Derrotado pero vencedor se marchó un Nadal que tiene ya la base de su regreso.