Directiva y jugadores se reúnen tres horas en el vestuario

Desde los despachos del Real Valladolid se ha querido concienciar a la plantilla de que la situación tiene que cambiar, a la vez que se ha ratificado a JIM.

Cuando algo no funciona, es el momento de cambiarlo. Con ese pensamiento se ha reunido la directiva del Real Valladolid con la plantilla en la mañana de este lunes en el vestuario. No, no es que Juan Ignacio Martínez vaya a marcharse a la calle –no al menos todavía-, pero Marcos y Carlos Suárez han considerado que era el momento de poner las cosas sobre la mesa en un encuentro que ha durado algo más de tres horas.

 

El objetivo era evidente; poner las cosas en claro, como se ha encargado de explicar Javier Baraja después a los medios. “La reunión ha sido para recordarnos por qué estamos aquí y para buscar soluciones”, ha comenzado el capitán. “Al final todos estamos en el mismo barco, pero la verdad es que estamos como estamos, hay que buscar una reacción y esperemos que llegue a tiempo”.

 

“Por experiencias anteriores no lo hicimos, así que esperamos que el partido de Granada sea un punto de inflexión y vayamos sacando puntos”. Y es que eso es lo que necesita el equipo, haber encontrado el punto de inflexión para empezar a remontar. “El equipo no está rindiendo como debería, ni ofensiva ni defensivamente. Hay que coger confianza, equilibrar las dos partes, e ir mejorando”.

 

El detonante, como no podía ser de otra manera, fue el doloroso 4-0 que encajó el Pucela en tierras granadinas, ya no solo el resultado sino la forma de cosecharlo, con una actitud que dejó mucho que desear. “Nos han dicho que la situación no puede seguir así y que entre todos hay que cambiarlo. No podemos tirarlo al traste por no analizarlo, con trabajo podemos salir de ahí”.

 

Aún así la situación no es sencilla, o al menos no lo es la solución. “Creo que la gente está concienciada, pero hay algunos que no han pasado esta situación nunca y se hace difícil. Por otra parte hay quienes tiran del carro también, eso es importante. El grupo no está funcionando, no es cuestión de once, sino de todos”.

 

JIM SIGUE

 

Otra de las incógnitas en la actualidad vallisoletana era la continuidad de Juan Ignacio Martínez, que tras el nefasto resultado estaba en el aire. “Hay confianza plena en el míster, tiene claro lo que hay que hacer y sabemos que él manda, solo queda ir de su mano, porque tiene experiencia y sabe lo que hace”, explicó Baraja.

 

Pero no fue el único apoyo que le llegó al alicantino. Alberto Marcos también salió en defensa del técnico. “JIM seguirá pase lo que pase, la confianza que hay en él es ilimitada. Hay que estar juntos en lo bueno y en lo malo”, declaró el director deportivo, que también aclaró que “el actual vestuario no tiene el mal rollo de descensos anteriores”.

 

En cuanto al accidente de coche de Alcatraz en la noche del viernes, no quiso hacer declaraciones y aseguró que se trata de “un tema interno del club”. “Se tomarán las decisiones oportunas”, terminó.