Diputación y Cámara ponen en marcha un programa para "quitar el miedo a exportar" a 500 empresas vallisoletanas

Las dos instituciones firman un convenio por valor de 350.000 euros que permitirá a pymes de la provincia información, formación y promoción en su proceso de internacionalización.

La Diputación de Valladolid y la Cámara de Comercio ha firmado un convenio de internacionalización con el que pretenden “quitar el miedo a exportar” a más de medio millar de pequeñas y medianas empresas de la provincia de Valladolid. Las dos instituciones invertirán 350.000 euros en un programa que pretende información, formación y promoción a las diversas empresas participantes.

 

El nuevo presidente de la institución cameral, Carlos Villar, ha explicado que no se limitará los sectores a los que va dirigido la iniciativa. “El sector agroalimentario es uno de los más exportables, pero pensamos que hay muchos tipos de empresas que también lo son”, dice Villar quien asegura que, precisamente, ese tipo de empresarios “son los que nos necesitan”.

 

Por su parte, el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, ha explicado que se ofrecerá a las empresas participantes un “asesoramiento continuado” además de un servicio integral de acompañamiento para “seleccionar un mercado, estudiar la competencia, valoración de datos de la comercialización y establecer un plan de negocio internacional”.

 

La línea de formación es esencial para la profesionalización  de las empresas y para el incremento de la competitividad. Carnero, en este sentido, cree fundamental la formación del personal en el funcionamiento de los mercados internacionales y especialmente “el idioma de los negocios”.

 

CONSORCIO DE EXPORTACIÓN

 

Durante la firma del convenio entre los dos responsables de Diputación y Cámara, Jesús Julio Carnero explica que el eje “más importante” es la de la promoción internacional con tres tipos de actuaciones. Se creará un Consorcio de Exportación en el que se agrupen las empresas de cada sector que ayude a “abaratar costes”.

 

También se establecerán un calendario de misiones comerciales inversas, para que los importadores puedan venir a las empresas de origen y conocer sus productos y, por último, acciones directas en diferentes destinos internacionales mediante de redes de agentes comerciales.

Noticias relacionadas