Diputación financia junto a 33 municipios 18 proyectos de cooperación con 360.000 euros

A.MINGUEZA

A ello se suman cuatro ayudas de emergencia y otros programas que suman cerca de 470.000 euros

La Diputación de Valladolid y 33 municipios de la provincia financian con más de 360.000 euros 18 proyectos de cooperación al desarrollo en 13 países, a lo que se suman cuatro ayudas de emergencia destinadas a paliar los efectos del terremoto de Ecuador y del huracán Mattew en Haití.

 

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, ha firmado este martes los acuerdos con los representantes de 16 organizaciones no gubernamentales para desarrollar estos 18 proyectos en 13 países de un total de 42 proyectos de 36 organizaciones presentados.

 

Estos proyectos seleccionados en la convocatoria de 2016 recibirán en total 360.734,35 euros, de los que la Institución provincial aporta 346.454,35 euros y 33 ayuntamientos, a través del Fondo Provincial de Cooperación, un total de 14.280 euros.

 

En total, a lo largo de este año sólo la Diputación destina 455.454,35 euros a este tipo de proyectos si se tienen en cuenta las ayudas de emergencia y la ayuda humanitaria (30.000 y 60.000 euros, respectivamente), la aportación de 5.000 euros a la Coordinadora de ONG para sensibilización y otros 14.000 al programa 'Vacaciones en paz' con el pueblo saharaui.

 

El presidente de la Institución provincial ha agradecido no sólo el trabajo que llevan a cabo a través de estos proyectos, sino también por la labor que llevan a cabo de sensibilización, tras lo que ha recordado que la Diputación cumple sus "bodas de plata", 25 años, con la aportación de fondos a cooperación al desarrollo.

 

Además, ha recordado que la Diputación se suma y suscribe a los objetivos de la ONU para transformar el mundo marcados para 2030, que suponen una guía que marcará la "pauta de trabajo" para los "años venideros".

 

MEJORAR EL MUNDO

 

Jesús Julio Carnero ha destacado el hecho de que todos los grupos de la Institución crean que la cooperación al desarrollo además de un instrumento de solidaridad es también algo más importante que sirve para una redistribución más equitativa de las cantidades económicas que se aportan a determinados lugares.

 

De los 18 proyectos seleccionados, una docena se enmarcan a cooperación y seis a ayuda humanitaria. Los doce de cooperación desarrollan proyectos vinculados a la educación de niñas y mujeres, así como a cuestiones vinculadas a la igualdad de oportunidades y a la lucha contra la violencia de género. Junto a ellos destacan proyectos vinculados al abastecimiento de agua, a mejoras de la seguridad alimentaria, al acceso a energía limpia y asequible o a la mejora en la prevención y tratamiento del SIDA.

 

En materia de ayuda humanitaria, las seis intervenciones que se proponen están dirigidas a colectivos de población en situación de extrema vulnerabilidad como son las personas refugiadas por conflictos armados en Cisjordania, República centroafricana o Níger, además de atender a los problemas de salud de los refugiados de Tinduf (Argelia), de antiguos refugiados de guerra en Honduras y El Salvador o el apoyo al centro materno infantil de Nacala en Mozambique.

 

Según ha explicado el presidente de la Diputación, los países en los que más proyectos se realizarán con esta financiación son los de Guatemala y Tanzania y, por zonas geográficas, los que más reciben son África y Centroamérica.

 

Del total de proyectos, por importancia cuantitativa, los relacionados con el agua suponen el 27 por ciento, el desarrollo rural sostenible un 25 por ciento y el ámbito educativo el 18 por ciento. El colectivo al que más atención se presta es a la mujer, ha agregado Carnero, quien ha señalado la importancia "fundamental" desde el punto de vista del empoderamiento que tiene para el desarrollo de estos países.

 

COOPERACIÓN A TRAVÉS DE MUNICIPIOS

 

Por parte de las organizaciones no gubernamentales, en tras la firma de los convenios han intervenido el delegado en Valladolid de la Fundación Musol, entidad que ha obtenido mayor puntuación en la valoración técnica de su proyecto, y el representante de Ongawa-Ingeniería para el Desarrollo Humano, Eduardo Sánchez Jacob, a cuyo proyecto se destina la aportación de los 3 ayuntamientos de la provincia que han constituido el Fondo Provincial de Cooperación.

 

Sánchez Jacob ha indicado que el proyecto en el que interviene su ONG (al que se aportan 30.000 euros de los 50.000 solicitados) trata de permitir el acceso a energía limpia y asequible en la comunidad de Biro, distrito de Malinyi (Tanzania), una localidad de 7.000 personas.

 

Para ello, la cascarilla del arroz sirve como combustible para biomasa que permite hacer funcionar una microred de 30 kilovatios. Además, se producen briquetas para cocinas mejoradas y evitar así que se cocine directamente al fuego, algo perjudicial en varios sentidos, fundamentalmente para la salud.

 

Por su parte, Rafael Salgado ha concretado que la iniciativa que la Fundación Musol lleva a cabo es la promoción del acceso sostenible al servicio de agua potable en el municipio de Esquipulas, Palo Gordo, San Marcos, Guatemala, con enfoques de resiliencia al cambio climático de los recursos hídricos. Para ello, han solicitado 40.876,74 euros, de los que se han concedido 40.000.

 

Salgado ha explicado la filosofía de la Fundación, convencida del municipalismo y lo que suponen las entidades locales, que a su juicio deben tener una doble legitimidad, democrática y de gestión de servicios básicos. Con estos últimos, ha agregado, se trata de contribuir a hacer una sociedad "más libre, más fuerte y más justa".

 

En materia de cooperación al desarrollo hay que recordar que la Diputación de Valladolid lidera el proyecto europeo 'Rural Dear Agenda', que tiene como objetivo desarrollar un modelo participativo de Educación para el Desarrollo, especialmente diseñado para ejecutar en municipios rurales de cualquier país de la Unión Europea, en el que participan también la Universidad de Valladolid y otras instituciones de diversos países.

 

En la provincia de Valladolid se desarrollan ocho proyectos de educación para el desarrollo vinculado a este proyecto, pionero en Europa, porque hasta ahora no se había llevado a cabo un estudio de estas características y magnitud, centrado específicamente en las poblaciones de zonas rurales, para lo que se aplica la misma metodología en diferentes áreas de siete países europeos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: