Diputación destinará los remanentes de 2013 a las políticas de servicios sociales y a la red de carreteras

La institución provincial cumple los requisitos que marca la ley de control de la deuda en el sector público para poder utilizar los sobrentes.

La Intervención General de la Diputación de Valladolid está finalizando la liquidación del Presupuesto de 2013 y, ante la previsión de cerrar el ejercicio con un Remanente de Tesorería, la pretensión del equipo de Gobierno es destinar este 'sobrante' a las políticas de servicios sociales que desarrolla la institución provincial y al mantenimiendo de la red de carreteras.

  

La línea  de racionalización del gasto mantenida en los últimos años ha supuesto "una eficacia" en la gestión que posibilitará utilizar los remanentes de tesorería, ya que la Diputación de Valladolid cumple con todos los requisitos que marca la ley de control de la deuda en el sector público.

  

Estos requisitos son no superar los límites que fija la legislación reguladora de Haciendas Locales en materia de autorización de operaciones de endeudamiento, cumplir con el periodo medio de pago a los proveedores, no superando el  plazo máximo de pago previsto en la normativa sobre morosidad, y simultáneamente tener superávit y remanente positivo.

  

Por ello, la pretensión es, siempre que la normativa vigente lo permita, complementar las políticas y los servicios sociales desarrollados desde la institución provincial y destinar una parte  "importante" de los remanentes a todas aquellas cuestiones que permitan favorecer el desarrollo económico provincial, con una especial atención al mantenimiento y conservación de la Red Provincial de Carreteras.

  

Todo ello, estará además enmarcado en una línea de trabajo de continua reducción del endeudamiento de la Institución.