Diputación de Valladolid destinará 60.000 euros para mejorar la autonomía de mayores dependientes o discapacitados

La convocatoria será aprobada en la próxima Junta de Gobierno de la Diputación tras pasar por el trámite previo de informe de la Comisión de Igualdad de Oportunidades y Cultura.

La Diputación De Valladolid destinará 60.000 euros para una convocatoria de subvenciones que tienen como objetivo favorecer la autonomía personal de las personas dependientes mayores o con discapacidad de la provincia.

 

Según consta en un comunicado remitido a Europa Press, la convocatoria será aprobada en la próxima Junta de Gobierno de la Diputación tras pasar por el trámite previo de informe de la Comisión de Igualdad de Oportunidades y Cultura, que preside el diputado Artemio Domínguez.

 

Mejorar su bienestar y favorecer su movilidad, comunicación y participación en la vida social y económica de su entorno, motivan, según las mismas fuentes, la puesta en marcha de esta nueva iniciativa que nace para "mejorar las condiciones de vida de los posibles perceptores".

 

El perfil de los destinatarios de las ayudas son las personas mayores de 65 años con un grado de discapacidad del 33 por ciento o más; que estén empadronados en algún municipio de la provincia, al menos seis meses antes de su solicitud), y que su renta anual no supere tres veces el importe anual del Indicador Público de Referencia de Efectos Múltiples (Iprem). El beneficiario de la ayuda también deberá acreditar 25 o más puntos en el baremo de valoración de la dependencia.

 

El importe máximo de la subvención no superará los 1.500 euros por solicitante y las ayudas podrán financiar el coste de la inversión con un límite del 90 por ciento, mientras el diez por ciento restante es por cuenta del usuario.

 

DESTINO DE LAS AYUDAS

 

El dinero se puede emplear para comprar o adaptar vehículos de motor con el fin de aumentar la capacidad de desplazamiento y por tanto la autonomía personal. Otro destino que puede darse a las ayudas es la realización de obras en la vivienda habitual del perceptor que "eviten obstáculos" a su movilidad o a "su relación con el entorno".

 

En este capítulo caben las obras de adaptación de baños, habitaciones, rampas, pasamanos y barandillas, adaptación de la cocina, ensanche de puertas, instalación de puertas automáticas, y obras para instalar un ascensor o una plataforma salvaescaleras.

 

Las ayudas técnicas también podrán financiarse con estas ayudas, y en esta categoría entran los audífonos, gafas y lentillas no desechables, y camas, asientos y somieres especiales, colchones antiescaras, grúas y arneses, bicicletas adaptadas, teléfonos y ordenadores personales adaptados, entre otros.

 

Las subvenciones de esta convocatoria serán compatibles con otras, a excepción de las incluidas en las prestaciones sanitarias de la Seguridad Social o mutualidades. Tampoco serán compatibles con las que convoque la Junta de Castilla y León para la misma finalidad, ni con las ayudas de la Diputación para financiar obras de rehabilitación de viviendas en el medio rural durante 2014, que se simultanean con esta convocatoria de ayudas a personas mayores discapacitadas o dependientes.

 

Por último, la Institución ha informado de que las subvenciones para rehabilitar las viviendas del medio rural permiten también las obras de supresión de barreras arquitectónicas en el interior y en el exterior de la vivienda habitual y las de adaptación de baños.