Diez consejos para luchar contra el dolor de espalda: ¿lo padeces?

Un 80% de la población sufre o sufrirá algún tipo de daño en la zona lumbar fruto de nuestro estilo de vida.

El 80 por ciento de la población sufrirá dolor lumbar en algún momento de su vida y, aunque las causas de estos dolores pueden ser enfermedades degenerativas, traumatismos o golpes, en la mayoría de los casos provienen de malos hábitos y gestos y posturas inadecuadas.

 

Sigue estos 10 consejos y mejorarás:

 

1. Realiza ejercicio diario. Camina, haz gimnasia en la piscina, nada de espalda. También puedes dedicar unos minutos por la mañana a practicar ejercicios específicos para las lumbares. 

 

2. Presta atención a la manera en que caminas. En muchos casos, sin ser conscientes de ello, caminamos encorvados, cargando el peso de los hombros hacia delante. 

 

3. Cuida la espalda también mientras duermes. Nuestro colchón debe estar en condiciones óptimas y no ser ni demasiado blando ni demasiado duro.

 

4. Vigila tu peso. Recuerda que las personas con sobrepeso sufren una mayor tensión en los músculos de la espalda y, por lo tanto, tienen mayor predisposición a padecer dolores en la zona lumbar.

 

EVITA EL REPOSO TOTAL EN LA CAMA

 

5. No descuides tu postura frente al ordenador. La parte superior de la pantalla deberá estar a la altura de nuestros ojos para evitar tener que levantar o inclinar el cuello. 

 

 6. Dobla las rodillas para coger pesos. Si debes recoger del suelo un objeto pesado, no inclines la espalda. En su lugar, flexiona las rodillas manteniendo la espalda recta y álzalo despacio

 

7. Huye de los movimientos repetitivos. Los gestos que se repiten constantemente pueden llegar a sobrecargar una zona concreta de la musculatura y provocar que nos duela.

 

8. Evita el reposo total en cama. Si ya sufres dolor de espalda, debes tratar de hacer vida normal, sin coger pesos ni realizar movimientos que lo puedan aumentar, pero practicando ejercicio moderado.

 

9. El calor, un buen aliado. Puesto que el dolor de espalda suele tener origen muscular, la terapia térmica puede ayudarte a relajar la zona.

 

10. Consulta al médico o al farmacéutico. Puedes preguntar a los profesionales sanitarios sobre el uso de analgésicos y antiinflamatorios para aliviar el dolor