Diez claves de la tuberculosis en el siglo XXI

Tuberculosis

Aunque en el siglo XXI la tuberculosis es ya una enfermedad infrecuente, en comparación con finales del siglo anterior donde uno de cada siete europeos moría a causa de esta patología, actualmente está en pleno auge en países de África y Asia.

En este sentido, los expertos han alertado de que el número de pacientes afectados puede ser "probablemente mayor" que en "ningún otro momento de la historia" y que, debido a su asociación con el VIH, sea un problema de "enorme importancia" en la salud mundial.

 

Por todo ello, es necesario conocer la enfermedad y cómo evoluciona en sólo diez cuestiones:

 

1. ¿Qué es la tuberculosis?

 

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa transmisible causada por una bacteria 'Mycobacterium tuberculosis', si bien puede estar causada por otras bacterias semejantes ('Mycobacterium bovis', 'Mycobacterium africanum'), con las que forma el denominado 'Complejo Mycobacterium tuberculosis'. Afecta esencialmente al aparato respiratorio, donde produce la destrucción de los tejidos pulmonares, aunque, puede afectar a cualquier órgano del cuerpo.

 

2. ¿Cómo se transmite?

 

Se transmite fundamentalmente por vía aérea, ya que la bacteria responsable sale del organismo con las secreciones respiratorias eliminadas por el paciente enfermo, llegando a la vía respiratoria del paciente sano a través del aire.

 

3. ¿Qué personas presentan mayor riesgo de padecer la enfermedad?

 

Los niños, personas de tercera edad, enfermos crónicos y los inmunodeprimidos por cualquier causa, especialmente los infectados por el VIH.

 

4. ¿Cuál es la importancia real de la tuberculosis en la actualidad?

 

La tuberculosis fue la causa de más de 1.200.000 muertes en 2013, siendo el segundo microorganismo responsable de mortalidad en el mundo (tras el virus del sida). Además, más de 8 millones de personas desarrollaron la enfermedad en dicho año. Ésta es especialmente prevalente en los países del África Subsahariana y en el Sur-Sudeste Asiático. En concreto, 22 países de estas zonas contribuyen al 80 por ciento de casos nuevos cada año. Sin embargo, la enfermedad puede encontrarse prácticamente en todo el planeta.

 

5. Si me contagio, ¿padeceré la enfermedad?

 

No necesariamente. Sólo un 10-15 por ciento de pacientes con infección tuberculosa latente (contagiados) desarrollará la enfermedad a lo largo de su vida, siendo el riesgo mayor en los 2 primeros años tras la infección, donde desarrollan la mitad de todos los caso, aproximadamente.

 

6. Tengo una infección tuberculosa latente. ¿Soy contagioso?

 

No. El paciente con infección tuberculosa latente es completamente asintomático, y no tiene ninguna evidencia de enfermedad. Tampoco es capaz de servir como vehículo de la misma, y, por tanto, no puede transmitir la enfermedad. Sólo se puede diagnosticar mediante la clásica prueba tuberculínica o mediante los recientes ensayos que miden la producción de interferón gamma tras exposición 'in vitro' a antígenos específicos.

 

7. ¿Cómo es el tratamiento de la tuberculosis?

 

El tratamiento se hace con varios fármacos (habitualmente 3-4 durante un periodo no inferior a 6 meses). Es seguro en la gran mayoría de los casos, si bien en algunos pacientes puede haber efectos adversos. Hay que mantener la terapia hasta el final, ya que, por el contrario, existe un mayor riesgo de recidivas o, incluso, de desarrollar resistencias.

 

8. ¿Existe alguna vacuna que permita prevenir la enfermedad?

 

Actualmente la vacuna existente es la BCG, formada por una cepa atenuada de 'M. bovis', la cual previene de forma eficaz la tuberculosis diseminada y meníngea en niños, si bien su eficacia sobre otras formas es mucho menor. Además, existen varias vacunas potenciales en desarrollo que buscan mejorar la protección frente a todas las formas de tuberculosis.

 

9. ¿Cuál es el peligro de las cepas resistentes?

 

Existe una considerable preocupación por la existencia de cepas de tuberculosis multirresistente e incluso extremadamente resistentes, dado que el tratamiento de las mismas es mucho menos eficaz y, en algunos casos, puede ser muy difícil de realizar. El problema de la resistencia es que obliga a recurrir a fármacos de segunda línea, menos eficaces, más tóxicos, que requieren una mayor duración del tratamiento y son más caros.

 

10. ¿Cuál es la situación en España?

 

La tuberculosis continúa siendo una enfermedad prevalente es España, si bien su incidencia ha ido disminuyendo a lo largo de los últimos años. No obstante, dista de estar erradicada, por lo que debe mantenerse un alto índice de sospecha en todas las personas que, por historia personal y/o factores ambientales o sociales, se hallen en una situación de riesgo elevado.