Detienen en Valladolid a ocho presuntos estafadores por defraudar más de 600.000 euros

El fraude consistía en la solicitud de préstamos personales para la adquisición de vehículos de segunda mano, para lo cual utilizaban testaferros o personas con pocos recursos económicos y que por una pequeña comisión solicitaban créditos.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Valladolid a ocho personas de nacionalidad española, con numerosos antecedentes, principalmente por delitos contra la propiedad, como integrantes de un grupo criminal dedicado a la obtención de préstamos personales fraudulentos con los que habrían defraudado más de 600.000 euros, según informaron fuentes policiales.

 

Los fraudes comenzaron a finales del año 2014, pero la Policía no tuvo conocimiento de los hechos hasta finales del año 2015, cuando se recibieron las primeras denuncias de directores de diferentes sucursales bancarias.

 

El fraude consistía en la solicitud de préstamos personales para la adquisición de vehículos de segunda mano, para lo cual utilizaban testaferros o personas con pocos recursos económicos y que por una pequeña comisión solicitaban créditos. En caso de ser concedidos los préstamos, el dinero pasaba inmediatamente a la organización.

 

Los principales responsables de la organización se encargaban de falsificar nóminas vidas laborales, contratos de trabajo e incluso hacían de intermediarios entre los bancos y los solicitantes de los préstamos para dar una mayor apariencia de seriedad a la transacción.

 

Los arrestados formalizaron más de 30 prestamos de los más de 80 solicitados, y consiguieron más de 600.000 euros en estas operaciones, los cuales inmediatamente traspasaban a otras cuentas o los reintegraban en cajeros automáticos de diferentes entidades financieras.

 

Tras unas largas investigaciones los agentes detuvieron a ocho personas, realizaron cuatro registros (dos en domicilios y dos en oficinas) desde donde canalizaban las operaciones e intervinieron 5.000 euros en metálico y tres vehículos.

 

La autoridad Judicial decretó el ingreso en prisión de cuatro de los detenidos, mientras que el resto quedó en libertad con cargos. Se les imputan delitos de pertenencia a grupo criminal, estafa y falsedad documental.

 

La investigación y detención la ha realizado el grupo de delincuencia Económica de la Brigada Provincial de Policía Judicial perteneciente a la Comisaría Provincial de Valladolid.