Detienen en Salamanca a un Policía Nacional acusado de matar a su socio con el que compartía un bar

Según publica la edición digital del diario 'El País', el padre del presunto autor del asesinato que tuvo lugar en Madrid el pasado 14 de agosto, reside en la capital salmantina y forma parte de este cuerpo.

El policía nacional acusado de matar a su socio el pasado 14 de agosto en el bar Villa Rosa del distrito madrileño de Hortaleza ha sido detenido este 16 de agosto en Salamanca, tras llevar dos días desaparecido, según han informado a Europa Press fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

  

La detención la ha llevado a cabo hacia las 15.00 horas el Grupo de Homicidios de Madrid, en colaboración con la comisaría de la Policía Nacional en Salamanca. Por el momento se desconocen las circunstancias de la detención. En las próximas horas pasará a disposición del juez.

  

La Policía Nacional buscaba a este agente de 26 años, Cristian C.M.,  como presento autor de la muerte a tiros el día 14 por la tarde de su socio en un bar del madrileño distrito de Hortaleza, han informado a Europa Press fuentes policiales. El fugado había comprado hace unas semanas la cafetería junto a la víctima, apodado 'El Coletas', hijo de un policía municipal.

  

La Policía emitió este viernes una orden de busca y detención sobre él por homicidio doloso, advirtiendo de que era posible que portara su arma reglamentaria. Se le describía como un varón de 1,75 metros de altura, 60 kilos, delgado y demacrado.

 

Al parecer, y según informa el diario 'El País', el joven acusado y que ya ha sido detenido, tiene raíces en la capital salmantina porque nació en ella y su padre, también Policía Nacional ejerce su función en esta ciudad, según el citado diario.

 

SOCIO DE LA VÍCTIMA

 

El cadáver de Iván M.L, de 21 años, fue hallado a las 20 horas dentro del bar que regentaba la víctima, situado en la número 19 de la calle Mota del Cuervo. Los vecinos se extrañaron de que el establecimiento estuviera cerrado a esas horas y uno de ellos accedió al local, ya que estaba el cerramiento estaba entreabierto.

  

En su interior, tendido en el suelo, se encontraba el joven, con dos heridas de bala en el abdomen. Los sanitarios del Samur-Protección Civil que llegaron al lugar de los hechos confirmaron la defunción y calcularon que podía llevar pocas horas muerto.

  

El Grupo VI de Homicidios de la Brigada Provincial de la Policía Judicial y la Policía Científica se hicieron cargo de las pesquisas, que desde el primer momento se centraron en el socio de la víctima, que es policía nacional. Por ello, los agentes fueron a su domicilio, situado también en el barrio, pero no estaba allí.