Detienen en Huesca a un grupo de mujeres carteristas que había actuado el día anterior en Íscar

El clavo, colocado para que se pinche la rueda

Robaron seis teléfonos móviles y dinero en efectivo, aprovechando las fiestas de la localidad vallisoletana, el pasado 9 de agosto.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro mujeres de origen sudamericano, integrantes de un grupo especializado en el hurto de carteras y en el hurto por el método del "pinchazo", durante el dispositivo establecido con motivo de las fiestas de San Lorenzo de Huesca. Las detenidas habían actuado el día anterior en Íscar (Valladolid), donde se habían apoderado de distintos efectos.

 

Estaban informadas de la cartelera taurina a través de una revista de esta temática, que fue aprehendida por los agentes actuantes, y donde figuraban subrayadas las dos últimas ciudades en las que habían desplegado sus habilidades: Huesca e Íscar. Entre sus objetivos figuraba la próxima feria de toros del 15 de agosto en San Sebastian.

 

Las detenidas fueron sorprendidas infraganti el día 10 de agosto, en el momento en que los espectadores entraban en la plaza de toros de Huesca. Los agentes advirtieron como estas mujeres adoptaban posiciones acechando a las aglomeraciones de personas dispuestas en las puertas de acceso, pudiendo observar como una de ellas alargaba su brazo hacia el bolsillo trasero del pantalón de un hombre, que acababa de guardar allí su cartera tras pagar una entrada en la taquilla.

 

Los investigadores localizaron en las proximidades del recinto el vehículo en el que habían viajado las detenidas, recuperando en el registro realizado seis teléfonos móviles y dinero en efectivo que las carteristas habían sustraído la jornada anterior durante las fiestas de Íscar (Valladolid), así como instrumentos preparados para la comisión de hurtos por el método del "pinchazo".

 

Todos los efectos recuperados fueron sustraídos por el mismo método, aprovechando la salida masiva de los espectadores de la feria taurina de Íscar. Una de las víctimas, de forma casual, grabó con un video-selfie cómo las detenidas actuaban mientras la gente se encontraba agolpada recibiendo autógrafos del torero.

 

Seguidoras de eventos con toreros de renombre, se apostaban en las inmediaciones de los cosos taurinos, aprovechando las aglomeraciones durante las entradas y salidas del recinto. Muy activas en su modalidad delictiva, les constan 85 detenciones por hechos similares en diversas ciudades de la geografía española, que recorren aprovechando las fiestas patronales.

 

No obstante, su actividad se extiende también a otros países europeos, ya que a una de las encartadas le consta una orden de detención por parte de las autoridades belgas, por el robo en una importante joyería de una bolsa de diamantes valorados en 1.100.000 euros.

 

Para evitar ser detectadas en identificaciones o controles policiales utilizaban diversas identidades, incluso pasaportes falsificados, han informado desde la Policía Nacional en Huesca.

 

EL MÉTODO DEL "PINCHAZO"

 

Las detenidas combinaban en sus actividades delictivas los hurtos de carteras con los hurtos por el procedimiento del pinchazo, constándoles varias detenciones por este motivo. De hecho, una de las carteristas fue detenida el pasado mes de junio en Zaragoza por sustraer 3.300 euros a un hombre a la salida de una entidad bancaria empleando esta técnica.

 

En el momento de la detención, a las detenidas se les intervino uno de los objetos punzantes que emplean para pinchar y deshinchar las ruedas de los vehículos.

 

Este método consiste en seleccionar a víctimas que acuden a las sucursales bancarias en vehículo y que lo estacionan en las inmediaciones. Mientras la víctima se encuentra en el interior sacando dinero, aprovechan para colocar un pequeño punzón estratégicamente junto a la rueda, de forma que al iniciar el movimiento se quede clavado en la misma.

 

Cuando la víctima descubre el pinchazo, se ve obligada a apearse del vehículo, descuidando por un momento sus pertenencias, hecho éste que propicia la actuación de los asaltantes que le siguen muy de cerca y que consiguen arrebatarle el dinero.

 

Estos grupos delincuenciales suele estar compuestos por entre cinco y seis personas, y actúan de manera coordinada, unos dentro de la entidad bancaria "marcando" a las personas que sacan cantidades importantes de dinero, y otros situados en las proximidades, encargados de preparar la trampa.

Noticias relacionadas