Detienen a tres jóvenes por vender joyas falsas en locales de compro-oro de Valladolid

Los tres implicados, D.E.R.F. de 23 años; M.I.B.V. de 20 años, y W.P.F. de 23, todos sin antecedentes policiales, lograron 2.000 euros.

Tres jóvenes de entre 20 y 23 años han sido detenidos en la capital vallisoletana como responsables de un presunto delito de estafa por vender joyas falsas en establecimientos compro-oro por un valor de 2.000 euros, según han informado fuentes de la Policía Nacional.

  

La investigación se inició a principios de abril a raíz de la denuncia del responsable de un local de compra de metales preciosos de segunda mano quien compró en febrero un cordón, una cadena y un colgante, todos ellos de gran peso y por los que pagó más de 1.300 euros.

  

Esas piezas habían sido empeñadas en dos transacciones diferentes por dos de los ahora arrestados, con tres días de diferencia.  Posteriormente el responsable comprobó que todas esas joyas eran falsas.

  

Tras diversas gestiones los investigadores detectaron que también en febrero uno de los arrestados había empeñado en otro compro-oro un colgante idéntico al que habían vendido días antes en el otro establecimiento con forma de cabeza de Cristo y por el que obtuvo 230 euros.

  

También averiguaron que habían empeñado ese mes otro colgante, esta vez con forma de crucifijo, y por el que recibieron 380 euros. Los Agentes comprobaron que estos colgantes también eran falsos.

  

Tras diversas gestiones los investigadores averiguaron que una de las personas detenidas recibió las joyas falsas a través de envíos que tenían su origen en la República Dominicana y que, a pesar de conocer  la falsedad de las alhajas, las distribuyó entre los otros arrestados para que fueran ellos los que las empeñaran a cambio de una parte de los beneficios. De este modo, la primera evitaba figurar en ninguno de los empeños realizados.

  

Finalmente, el pasado día 28 los investigadores detuvieron a los tres implicados, D.E.R.F. de 23 años; M.I.B.V. de 20 años, y W.P.F. de 23, todos sin antecedentes policiales, que fueron puestos en libertad tras ser oídos en declaración el mismo día de su detención.

  

La investigación y detenciones fueron realizadas por el Grupo 4º de la Comisaría de Delicias de Valladolid, perteneciente a la Comisaría Provincial de Valladolid.