Detienen a 26 miembros de una red que introducía hachís en España por mar e intervienen 1.500 kilos

Fardos de hachís en el alcantarillado

Un agente resulta herido durante la incautación del alijo al lanzarse por el acantilado para rescatar a un presunto narcotraficante.



MÁLAGA, 28 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil, en el marco de la operación 'Frasco', ha detenido a 26 personas supuestamente pertenecientes a una red que introducía hachís en España por vía marítima. Se han intervenido 1.476 kilos de hachís, ocho vehículos de alta gama y se han bloqueado diferentes inmuebles valorados en más de tres millones de euros. Además, se ha localizado patrimonio inmobiliario en el extranjero.

La operación se inició en julio de 2013 y en una primera fase se detuvo a 12 personas que fueron sorprendidas durante su participación en el alijo. Posteriormente, se detuvo a otras ocho que también habían participado en el referido alijo y, finalmente, a otras seis imputadas por blanqueo de capitales, según han informado este viernes en rueda de prensa.

Así, han apuntado que disponían de un camión cisterna con un sofisticado doble fondo para transportar el hachís después de que fuera introducido a través de un acantilado de difícil acceso. Habían ideado un sistema de poleas para izar los fardos desde la embarcación hasta la zona del acantilado en el que lo depositaban. Además, contaban con varias personas que controlaban los accesos para avisar de la posible presencia policial.

Para acceder allí fue necesaria la intervención de especialistas en montaña y la embarcación del servicio marítimo de la Guardia Civil, con lo que se pudo recuperar los fardos que habían depositado en el acantilado.

La investigación patrimonial, que aún no está finalizada, se ha saldado con la localización en España de 10 inmuebles --viviendas, locales comerciales y plazas de garaje-- y uno más en el extranjero, así como ocho vehículos de alta gama, relojes de lujo, sofisticado material informático, una carabina, una máquina contadora de dinero y un detector de billetes de curso legal. Se ha bloqueado un patrimonio valorado en más de tres millones de euros.

Se han practicado cuatro registros domiciliarios en las localidades malagueñas de Alhaurín el Grande, Nerja, Marbella y en el núcleo poblacional de Torre del Mar, en Vélez-Málaga, en las que se encontraban asentados la mayoría de los miembros de la red.

FASES

En las distintas fases de esta operación, esta red delictiva ha quedado completamente desarticulada, desde los responsables hasta los encargados de dar cobertura y seguridad a los alijos, así como los encargados de transportar los fardos desde el acantilado hasta el camión-cisterna, que utilizaban los organizadores para el traslado de la droga.

Entre los detenidos hay dos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que se encargaban de dar cobertura y seguridad durante el alijo del hachís, según han apuntado.

Durante la incautación del hachís, uno de los narcotraficantes cayó por el acantilado y un guardia civil del EDOA se lanzó en su ayuda, sufriendo varias heridas, como numerosos traumatismos y esguinces cervicales, de rodilla y tobillo. El porteador herido tenía evidentes síntomas de hipotermia.

Dada la gravedad del estado del detenido, que había permanecido durante horas en la zona del alijo sufriendo la batida de las olas, no se pudo esperar a los servicios de urgencia y se improvisó un rudimentario sistema de rescate valiéndose de una de las cuerdas que los implicados estaban empleando para el desembarco de los fardos de hachís.

El agente lo estuvo arropando con su propio cuerpo para intentar darle calor, hasta que consiguió ser izado por los compañeros que estaban arriba. Posteriormente, fue subido el guardia civil, también con dificultad debido a los dolores que padecía por las heridas.

Una vez arriba, comprobaron que el subsahariano tenía el pulso muy débil, temiéndose por su vida. Nuevamente improvisaron una camilla y le trasladaron hasta un punto al que pudiera acceder la ambulancia, donde una dotación del 061 lo atendió y, posteriormente, lo trasladó al Hospital Comarcal de la Axarquía, en Vélez-Málaga.