Detenidos en Valladolid tres miembros de una red nacional de distribución de cocaína

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres personas en Valladolid y a 22 personas en Toledo como presuntas autoras de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal.

Los detenidos habían logrado establecer una infraestructura que les permitía trasladar cocaína a bordo de vehículos caleteados hasta la ciudad de Toledo, donde era adulterada en dos laboratorios clandestinos y posteriormente distribuida a otras provincias y localidades del territorio nacional, principalmente de Valladolid, Madrid y Ávila, además de la propia provincia de Toledo.

 

Según ha informado la Delegación del Gobierno, la operación culminó con la completa desarticulación del grupo criminal y la práctica de doce registros domiciliarios, desmantelándose los dos laboratorios clandestinos y ocho puntos negros de venta de droga ubicados en Toledo, Valladolid y Fuenlabrada.

 

Las investigaciones comenzaron hace varios meses en Toledo, después de tenerse conocimiento de la existencia de un grupo de individuos que estarían dedicándose de forma activa a la introducción de cocaína en dicha ciudad. A medida que avanzaron las pesquisas, pudo averiguarse la identidad de los componentes de este grupo, que estaría integrado por personas de nacionalidades española y colombiana.

 

Los investigadores pudieron averiguar que este grupo estaría introduciendo la sustancia estupefaciente en Toledo en vehículos caleteados, distribuyéndola posteriormente en la provincia de Toledo, Madrid, Valladolid y Ávila, valiéndose para ello de terceras personas que eran quienes hacían las entregas materiales con el fin de que la cocaína llegara al consumidor final en puntos negros de venta de droga.

 

La fase final de la operación concluyó con la realización de doce registros domiciliarios (nueve en Toledo, dos en Valladolid y uno en Fuenlabrada) y la detención de 25 personas (tres en Valladolid y el resto en Toledo), desmantelándose además los dos laboratorios clandestinos que se encontraban instalados en Toledo, así como cinco puntos negros de venta de droga en dicha provincia, otros dos en la de Valladolid y un octavo en Fuenlabrada.

 

Entre los efectos intervenidos en los registros se encuentran 1.430 gramos de cocaína, 15 kilos de sustancias de corte, más de 8.000 euros en efectivo, dos vehículos "caleteados" y una pistola simulada.

 

Los detenidos fueron puestos a disposición judicial, decretándose el ingreso en prisión provisional de los cinco máximos responsables.

 

La investigación ha sido desarrollada por agentes adscritos al Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Toledo de la Comisaría Provincial de Toledo y al Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Valladolid.