Detenidos 23 integrantes de una red que introducía cocaína en España procedente de Bolivia

En Bolivia se han intervenido tres inmuebles y un centro de masajes y Spa, pertenecientes al máximo dirigente de la organización


MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil en el marco de la operación "Cápsula" ha desarticulado una organización internacional dedicada a la introducción de cocaína en España utilizando mulas que la transportaban en el interior de su organismo.

En un comunicado de Interior recogido por Europa Press se informa que la operación se ha saldado con la detención de los 23 integrantes de la red, entre los que se encuentra su cabecilla, afincado en Bolivia, país desde donde se enviaba la droga.

En dicha operación se han practicado once registros, ocho en España y tres en Bolivia, que han permitido desmantelar dos laboratorios clandestinos de manipulación de cocaína, e incautar diez kilos de esta droga con un elevado índice de pureza, 18 kilos de marihuana, 15.000 euros en efectivo, dos pistolas detonadoras, ocho equipos informáticos, medio centenar de teléfonos móviles, seis turismos y una motocicleta.

En Bolivia se han intervenido además tres inmuebles, entre ellos un chalet de lujo y un centro de masajes y Spa, pertenecientes al máximo dirigente de la organización.

La investigación se inició en febrero de 2012 cuando una persona denunció la muerte de un vecino de Águilas (Murcia), que presuntamente había sido contratado por otras personas para que realizara viajes a Bolivia con la intención de introducir en España cocaína en el interior de su cuerpo. Esta persona falleció en Bolivia porque dos de los envases de cocaína que transportaba se rompieron.

Tras las primeras pesquisas se obtuvieron indicios que permitieron judicializar la investigación, que dio sus primeros frutos unos meses más tarde cuando la Guardia Civil detuvo a cuatro personas en Madrid que trasladaban hasta Murcia más de medio kilo de cocaína de gran pureza. Seguidamente, en Barajas, se interceptó y detuvo a otras dos personas que realizaban la misión de mulas, ya que importaban desde Bolivia un kilo de cocaína cada uno en el interior de su cuerpo.

Las detenciones iniciales permitieron a los investigadores determinar la estructura de lo que apuntaba ser una organización criminal internacional dedicada al tráfico de cocaína con una elevada fluidez entre España y Bolivia.

Cuando los guardias civiles dispusieron de todos los indicios necesarios se desarrolló la fase explotación de la operación para desmantelar la rama de la organización afincada en España. En esta fase se llevaron a cabo ocho entradas y registros en inmuebles de Murcia, Águilas y las localidades alicantinas de Elda y Petrer.

OTROS 16 DETENIDOS DE OTRAS NACIONALIDADES

En esa fase de la operación también se detuvo a otras 16 personas de nacionalidades española, marroquí, colombiana, boliviana y eslovaca; y se desmantelaron dos laboratorios clandestinos que la red había instalado en viviendas de Águilas (Murcia) y Elda (Alicante), para recibir, manipular y adulterar grandes cantidades de cocaína de gran pureza.

Entre los arrestados se encontraban los cabecillas de la red en España, un matrimonio de origen boliviano, afincado en Águilas, que se encargaba de captar a personas para utilizarlas como transporte humano de cocaína, así como de recibir la droga y, posteriormente, manipularla y distribuirla por varias provincias del país.

Una vez desmantelada la rama española de la organización, el Juzgado de Instrucción número 7 de Lorca (Murcia), que ha dirigido la operación, comisionó a agentes del EDOA de la Guardia Civil de Murcia hasta Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), donde se coordinaron con la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) de Bolivia para desenmascarar la estructura principal de la red internacional. Se trata de la primera vez que este cuerpo boliviano actúa en aquel país de forma conjunta con una policía europea.

La investigación permitió a los agentes identificar, localizar y detener a los tres integrantes de la cabeza de la pirámide delictiva. Uno de los arrestados dirigía toda la organización y contaba con dos identidades ficticias, lo que dificultó las labores policiales. Éste, a su vez, era responsable de las sustancias estupefacientes que causaron la muerte al vecino de Águilas que ejercía de mula.

El dirigente de este grupo criminal estuvo viviendo varios años en España, donde inició y conformó la estructura de la red en el país para poder gestionarla desde Bolivia.

En Bolivia los agentes registraron dos domicilios y un establecimiento público donde se intervinieron importantes cantidades de cocaína dispuesta para ser enviada a España. Además se incautaron equipos informáticos, teléfonos móviles y documentación que relaciona a los detenidos con la actividad delictiva desarrollada por la organización.

Por otro lado, en la prisión de Palmasola, ubicada en Santa Cruz de la Sierra, se procedió a tomar declaración a una interna de origen español que fue captada por la organización investigada y, posteriormente, detenida cuando pretendía salir del país con destino a España como mula, ya que transportaba en el interior de su cuerpo un kilo de cocaína.