Detenido un joven en Valladolid al intentar robar el perro que iba a comprar y agredir a su dueña

POLICÍA

La investigación se inició tras recibir la denuncia por parte de la víctima, quien explicó que es criadora de perros en La Rioja.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a D.A.F,  varón de 25 años y nacionalidad española, con varios antecedentes, por delitos contra la propiedad ya que se apoderó, "con violencia e intimidación, de un cachorro de tres meses de la raza 'Lulu de Pomerania', valorado en más de 1.800 euros.

 

Se trata de una raza de perro de origen nórdico que en edad adulta no supera los 3 kilogramos, por lo que son muy apreciados como animales de compañía requiriendo numerosos cuidados ya que son animales muy delicados.

 

La investigación se inició tras recibir la denuncia por parte de la víctima, quien explicó que es criadora de perros en La Rioja y que hacía unas semanas le había vendido un cachorro de la misma raza a un joven de Valladolid, quien días después le solicitó otro similar para regalárselo a su madre.

 

Una vez acordada la venta y concretado el precio, la mujer y el joven quedan en Valladolid, en la avenida Burgos, y una vez en el lugar la denunciante, cuando iba a sacar al cachorro de su vehículo fue abordada por la espalda por el presunto comprador. El joven la agresió, la tiró del pelo y la arrojó al suelo, momento que el agresor aprovecha para sustraer el perro y darse a la fuga.

 

La víctima tuvo que acudir a un centro médico, donde le diagnosticaron un esguince cervical por el que ha tenido que llevar collarín, para posteriormente acudir a dependencias policiales de la Comisaría de Delicias donde interpuso la correspondiente denuncia.

 

Ante la gravedad de los hechos y teniendo en cuenta que se trata de una raza de perros que requiere muchos cuidados se procedió inmediatamente a activar un dispositivo encaminado a la identificación y detención del autor de los hechos, así como a la recuperación del animal sustraído.

 

El autor de los hechos fue localizado en un domicilio de la Avenida Burgos, quien intentó engañar a los policías al darles otro perro de la misma raza, pero la pericia de los agentes al observar la actitud de este animal hizo que finalmente les entregara el cachorro sustraído, el cual se encontraba en perfecto estado.

 

Finalmente se logra localizar nuevamente a la denunciante, que había iniciado su viaje a La Rioja, por lo que regresó a Valladolid para hacerse cargo del animal.