Detenido un hombre por disparar a un perro que le mató a una gallina

Arma del calibre 22

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 79 años acusado de disparar con una escopeta ilegal a un perro que había entrado en su propiedad y había matado a una gallina.

Los agentes de la Policía Nacional y Policía Local de Castellón  fueron alertados a través de las Salas Operativas 091 y 092, respectivamente, para que acudiesen al camino Bomboi, donde una persona avisaba de que un vecino había disparado a su perro.

 

A la llegada de los agentes, encontraron al animal muerto a consecuencia de un disparo que le atravesó por completo a la altura de las costillas.

 

Al parecer, el perro se encontraba de visita junto a sus dueños  en otra parcela que se encuentra delimitada de forma natural por el agua de las acequias, pero, como no llevaban mucha agua, el animal salió de la propiedad, sin que sus dueños se percatasen.

 

Los dueños escucharon un disparo y vieron al animal ir hacia ellos llorando, hasta que se deplomó al llegar hasta su dueña. En una de las fincas aledañas se encontraba un hombre mayor con una escopeta en la mano. Al ser interpelado por lo que había hecho, les dijo que le había disparado porque "los perros le mataban las gallinas". El animal falleció sin que sus dueños tuviesen tiempo de llegar al veterinario, por lo que avisaron a la Policía.

 

ENTREGÓ LAS ESCOPETAS

 

 

A la llegada de los agentes el presunto autor del disparo ya no se encontraba en el lugar, aunque fue localizado y detenido en su domicilio de Castellón, el cual entregó las escopetas que tenía a su nombre e indicó que disparó al animal con una de balines.

 

Los policías que habían comprobado el estado y la herida del animal sabían que era imposible que esa herida fuese resultado de una escopeta de aire comprimido, por lo que recuperaron la escopeta con la que se produjo el disparo, del calibre 22, la cual tenía de forma ilegal.

 

Ante estos hechos, los agentes detuvieron al presunto autor del disparo como presunto autor de un delito de maltrato animal y tenencia ilícita de armas.