Detenido tras huir de la Guardia Civil en un control, conduciendo drogado y con 600 kilos de hachís

Autovía

La Guardia Civil ha detenido a un hombre residente en Francia acusado de conducir una furgoneta bajo los efectos de hachís y anfetaminas, así como de evadir con maniobras peligrosas un control ya que transportaba un cargamento de más de 600 kilos de hachís.

Cuando fue detenido por un delito contra la seguridad vial, los agentes no hallaron nada en el vehículo pero las sospechas les hicieron activar un dispositivo de rastreo en las inmediaciones de las carreteras por las que circuló y que dio sus frutos con el hallazgo de 19 fardos de droga de los que se supuestamente se había deshecho.

La actuación que se ha saldado con el arresto de A.H., de 38 años y vecino de la localidad de Chateaurenard, en Francia, tuvo lugar el pasado día 4 cuando los operadores de la Central Operativa de Servicios (COS) recibieron el aviso de que un vehículo, tipo furgoneta mixta, marca Mercedes, modelo Viano, con matrícula francesa y ocupada por una sola persona, había hecho caso omiso a las indicaciones de alto, aumentando la velocidad por la autovía A-92N, en dirección a la provincia de Almería.

La Guardia Civil organizó un dispositivo de seguimiento y comprobó que la furgoneta circulaba de manera "temeraria a gran velocidad, intentando alcanzar a los vehículos oficiales y provocar el vuelco de las motos, con el consiguiente riesgo para los agentes y para el resto de usuarios de la vía", lo que les dio indicios de que pudiese transportar droga.

Al llegar al cruce de la autovía A-92N con la A-7, el vehículo puso rumbo hacia Huércal Overa (Almería), donde tomó el desvío por la carretera A-327 para intentar volver a la A-92N y despistar así a los agentes integrantes del dispositivo.

En ese momento, los componentes de la patrulla del Seprona de Chirivel, conocedores de la zona, realizaron la misma maniobra en sentido contrario para encontrarse de frente con la furgoneta, a la que entonces sí lograron darle el alto.

A.H. no opuso resistencia alguna, lo que llamó la atención de los agentes junto al hecho de que en el interior del vehículo no encontraro nada. No obstante, sí comprobaron que conducía con el permiso de la categoría B suspendido provisionalmente por pérdida de puntos y bajo los efectos de anfetaminas y cannabis, por lo que le detuvieron por un delito de conducción temeraria.

Días después, y gracias a la colaboración ciudadanos y al aviso de un vecino del lugar que alertó de la presencia de un gran número de paquetes ocultos entre cañaverales y bajo un plástico negro, el dispositivo de búsqueda dio sus frutos y permitió el decomiso de un total de 19 fardos de hachís con un peso de 602 kilos.

Una vez contrastada la información obtenida, la Guardia Civil volvió a detener a A.H. la mañana del pasado día 14, en esta ocasión como presunto autor de un delito contra la salud pública, ya que transportó e intentó ocultar el estupefaciente localizado. Las diligencias instruidas por la Guardia Civil han sido entregadas en los juzgados de guardia correspondientes de Vélez Rubio (Almería) y Huércal Overa (Almería).