Detenido por utilizar a su hijo de 11 años para distribuir la droga entre sus clientes en la capital palentina

El Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial ha detenido a un ciudadano colombiano de 47 años residente en la capital palentina y con antecedentes policiales como presunto autor de un delito de tráfico de drogas al utilizar a su hijo de 11 años para distribuir la mercancía.

Según han informado desde la subdelegación el Gobierno en Palencia, al ya detenido se le han intervenido en el registro llevado a cabo en su domicilio 12 gramos de cocaína, tenía preparadas para su venta y distribución 10 bolsitas con dosis de 1 gramo; 2.000 euros en metálico, la mayor parte en monedas fraccionarias habitual en los que se dedican al "trapicheo" de sustancias estupefacientes.

También han sido intervenidos un buen número de tarjetas SIM de telefonía y dos teléfonos móviles de alta gama, así como un turismo que utilizaba para la distribución de la droga.

Según han destacado las mismas fuentes, lo más llamativo del caso es la utilización por parte del detenido de su hijo para distribuir la droga entre sus clientes. El menor era llevado en coche hasta los distintos lugares donde habitualmente vendía las sustancias estupefacientes, bares y establecimientos hosteleros del centro de la ciudad, y le facilitaba las dosis que debía entregar a los clientes además de cobrarles el importe de las mismas.

Además, en algún caso en el que el niño se negaba a realizar este "trabajo", su padre le obligaba, le instruía y advertía de que tenía que poner interés en lo que hacía ya que heredaría este "negocio" lo que le proporcionaría los medios económicos necesarios para poder mantener a su familia.

El detenido ha ingresado en prisión mientras que el niño permanece bajo la custodia de su madre.

DENUNCIA ANÓNIMA

Al parecer, la Policía ya estaba investigando al detenido si bien fue una denuncia anónima presentada en Comisaría por una persona la que informó de sus sospechas sobre las actividades ilegales del ciudadano de origen colombiano la que hizo que se llevara a cabo la operación.

Tras recibir la denuncia la Policía avisó a la madre del niño, una mujer también de origen colombiano separada del ahora detenido y que tiene su custodia, y tomó declaración al menor, quien reconoció abiertamente todos los hechos relatados. Asimismo, se mostró consciente de que se trataba de algo "que no estaba bien" aunque, al parecer, no sabía que lo que distribuía era droga.

El niño también realizaba tareas de vigilancia para facilitar el trabajo a su padre cuando era éste quien distribuía la droga, en su mayor parte entre toxicómanos habituales. De igual forma, y por indicación paterna, el niño incluso amenazaba a los clientes si no pagaban las dosis que les entregaba o si debían dinero de ventas anteriores.