Detenido por sextuplicar el límite de alcohol y conducir dando bandazos un camión con sustancias peligrosas

La Guardia Civil detuvo hace unos días en la A-52 en Zamora al conductor de un camión cisterna que circulaba dando bandazos: al pararlo, dio positivo en la prueba de alcoholemia con seis veces el nivel permitido.

La Guardia Civil de Zamora investiga a un conductor de un camión dedicado al transporte de mercancías peligrosas por un delito contra la seguridad del tráfico. El hombre fue interceptado en la autovía A52 cuando se encontraba dando bandazos. Fue el pasado 27 de julio cuando la Central Operativa de Servicios de la Guardia Civil de Zamora recibió varias llamadas de ciudadanos anónimos que alertaban de la conducción negligente de un conductor de un camión por esta vía. Se trataba de un camión cisterna destinado al transporte de mercancías peligrosas.

 

El Subsector de tráfico de la Guardia Civil de Zamora estableció un dispositivo con la finalidad de detener el camión con la mayor rapidez y seguridad posible para el conductor y resto de los usuarios de la vía, dado el riesgo que suponía la conducción negligente que supuestamente venía realizando y la carga que pudiera transportar. Una vez interceptado el vehículo, al conductor de la cisterna se le sometió a la prueba de detección de alcohol, arrojando éste una tasa seis veces la permitida para conductores profesionales, establecida en 0,15 mililitros por litro en aire expirado o 0,3 gramos por litro de sangre.

 

En el momento de la detención del camión, la cisterna, que había transportado peróxido de hidrógeno, iba vacía, pero sin haber realizado la correspondiente lavado de la cuba. La inhalación, contacto e ingestión, aunque sea de los restos del producto transportado, son perjudiciales para la salud. Por ese motivo, la normativa de transportes obliga al lavado después de realizar la descarga del producto.

 

El peróxido de hidrógeno, más conocido como agua oxigenada, es muy inestable y se descompone lentamente en oxígeno y agua con liberación de gran cantidad de calor. Aunque no es inflamable,  puede causar combustión espontánea cuando entra en contacto con materia orgánica o algunos metales.

 

La conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas además está penada con prisión de tres a seis meses o pena de multa de seis a doce meses o bien la pena de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días. En cualquiera de los casos se encuentra regulada la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a un año y hasta cuatro años. Las diligencias instruidas fueron puestas a disposición del Juzgado de Guardia de Benavente.