Detenido por dejar a su hija de 8 meses dentro de un coche en un aparcamiento

Trató de ocultarse debajo de una furgoneta

El hombre fue localizado por los agentes a la salida de un bar de Gijón y trató de huir ocultándose debajo de una furgoneta. 

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Gijón a un joven de 23 años, vecino de Oviedo, por dejar a su hija de ocho meses de edad en el interior de un vehículo mientras hacía compras en un supermercado.

 

Según una nota de prensa de la Comisaría gijonesa, un agente de la Policía Nacional fuera de servicio observó que la niña estaba sola y llorando, por lo que solicitó que los servicios de megafonía de la superficie comercial dieran aviso a sus familiares, sobre las 21.30 horas de este pasado martes.

 

Después de esperar más de quince minutos sin que se personara nadie, alertó a sus compañeros del 091 para que procedieron a la apertura del coche y asistir a la niña. El padre fue localizado saliendo por la puerta trasera de un bar. Este intentó evitar su detención escondiéndose debajo de una furgoneta.

 

Aunque la niña se encontraba en aparente estado de buena salud, fue requerida la presencia de los servicios sanitarios para que realizasen una exploración más exhaustiva de la pequeña, que decidieron trasladarla a un centro hospitalario para una valoración general de su estado.

 

Posteriormente, sobre las 22.30 horas, se personó en el aparcamiento una mujer que dijo ser la abuela de la niña, quien manifestó que la había llamado su hijo porque había visto a la policía alrededor de su coche y no se había atrevido a acercarse para preguntar si le había pasado algo a su bebé, a la que había dejado dentro del coche mientras hacía unas compras. Tras informarle del traslado de la menor al hospital, está dirigió de inmediato allí junto con la madre de la niña, que fue avisada telefónicamente.

 

El progenitor no fue localizado hasta las 22.35 horas, cuando salía por la parte trasera de un bar. Al ver a los agentes, en lugar de detenerse y dar explicaciones sobre lo ocurrido, echó a correr por varias calles hasta esconderse debajo de una furgoneta.

 

Finalmente los policías tuvieron que sacarlo de debajo del vehículo ya que se negaba a salir. En el cacheo de seguridad se le encontró un ticket con compras realizadas a las 20.56 horas, por lo que no pudo justificar la tardanza en recoger a su hija. El arrestado tenía antecedentes por resistencia y desobediencia.