Detenido por conducir drogado y en zigzag durante 70 kilómetros un camión de 40 toneladas

El camión

Circuló con varias ruedas reventadas y un agente consiguió, tras romper un cristal, acceder al interior de la cabina para impedir su marcha.

La Guardia Civil ha detenido en Yecla a un individuo, de 40 años y nacionalidad española, vecino de Murcia, por conducir bajo los efectos de la cocaína un vehículo articulado de 40 toneladas de modo temerario y circulando en zigzag durante 70 kilómetros, desde Archena hasta las proximidades de Yecla.

 

Los hechos ocurrieron el pasado viernes, sobre las 23.30 horas, cuando el Sector/Subsector de Tráfico de Murcia recibió una alerta de la Policía Local de Archena en la que se informaba que un vehículo articulado de grandes dimensiones circulaba por la pedanía de la Algaida de forma irregular, ocupando la totalidad de la calzada, y que había desobedecido las reiteradas señales de parada que se le habían hecho.

 

Una patrulla de la Policía Local de Archena inició su seguimiento con la señalización óptica y acústica especial activada ante la imposibilidad de adelantarlo, ya que en los muchos intentos de hacerlo aquel vehículo se desplazaba hacia su izquierda y cerraba el paso al vehículo policial con evidente riesgo para sus ocupantes.

 

En su peligrosa huida, el vehículo articulado se internó en la autovía A-33 (A-30 - N-344) y continuó su marcha en sentido Jumilla, precedido por la patrulla de la Agrupación de Tráfico y seguido por la patrulla de la Policía Local de Archena y otra patrulla de la Guardia Civil de Puesto de Archena que se había sumado al dispositivo, resultando imposible pararlo, ya que en los diferentes intentos realizados para estrechar el cerco y obligarlo a detenerse, su conductor daba violentos volantazos

 

Simultáneamente se solicitó la colaboración de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Yecla para el establecimiento de un dispositivo de conjunto de barreamiento con la Guardia Civil, que se situó en la localidad de Fuente del Pino, en el que se activó un sistema de pinchos metálicos de control que motivó que al intentar eludirlo, al vehículo articulado se le reventarán varias ruedas, lo que no impidió que en estas condiciones, con varios neumáticos deteriorados y con riesgo de incendio por sobrecalentamiento, continuara sin detenerse.

 

Aprovechando que el vehículo articulado había tenido que ir reduciendo sensiblemente su velocidad a causa de las ruedas pinchadas, un agente consiguió, tras romper un cristal, acceder al interior de la cabina y después de un forcejeo con el conductor detener el camión, después de una persecución de más de 70 kilómetros.

 

Por estos hechos se procedió a su detención por dos delitos contra la seguridad vial -conducción temeraria con consciente desprecio por la vida de los demás y conducción bajo la influencia de drogas- y un delito de resistencia y desobediencia a los agentes de la autoridad.

 

El vehículo articulado, que transportaba diverso material de droguería desde el Polígono Industrial de Lorquí hasta Marruecos, fue retirado por un servicio de grúa de gran tonelaje de la localidad albaceteña de Caudete, quedando igualmente a disposición de la autoridad judicial.