Detenido en Valladolid por tres robos con violencia e intimidación a punta de navaja

Otras cuatro personas, entre ellos el padre y la novia del primero, han sido igualmente detenidas durante el registro de su vivienda. 

Agentes de la Policía Nacional de Valladolid han detenido a un varón de 27 años, E.J.R.P, con treinta y cuatro antecedentes, por la comisión de tres robos con violencia a punta de navaja con los que se apoderó de una cazadora, dos teléfonos móviles, dinero en metálico y una bicicleta de montaña, según informaron fuentes policiales.

  

Junto a él, la policía detuvo a otras cuatro personas, entre ellas el padre y la novia del primero, durante el registro practicado en la vivienda del presunto ladrón, sita en la calle Calderón de la Barca, en el barrio de La Rondilla, al obstaculizar la intervención policial y al tener uno de los cinco detenidos una requisitoria en vigor.

  

El origen de la investigación tiene su origen en la denuncia de una persona que aseguró que cuando se encontraba en el interior de su vehículo se le acerco un varón, E.J.R.P, que esgrimió un arma blanca con la que le hirió en  brazo y le obligó a hacerle entrega de la cazadora que llevaba, así como de un terminal telefónico y de 180 euros en efectivo.

  

Al día siguiente el denunciante, comunicó  que E.J.R.P.  le había llamado por teléfono y le había amenazado con matarle si interponía denuncia por el robo.

  

Una vez identificado fotográficamente el presunto responsable, la policía estableció un dispositivo en las proximidades de la posible vivienda del sospechoso, en la calle Calderón de la Barca, dándose la circunstancia de que en ese preciso momento los agentes que se hallaban apostados ante el inmueble escucharon por la emisora del 091 cómo un individuo acaba de ser víctima de un robo con violencia e intimidación en el interior de esta vivienda.

  

Los policía contactaron con la víctima de este segundo robo y ésta relató dice que momentos antes, cuando se encontraba en el citado domicilio de E.J.R.P, al que había dejado el teléfono ya que le conocía, solicitó al citado individuo la devolución del móvil, a lo que el requerido respondió esgrimiendo una navaja y luego un cuchillo con los que intentó agredirle, aunque sin conseguirlo. Acto seguido, el padre y la novia del agresor echaron del domicilio al propietario del teléfono.

  

A partir de ese momento, la policía mantuvo controlado y custodiada la vivienda y requirió en distintas ocasiones a los moradores para que abrieran la puerta, a lo que éstos hicieron caso omiso, de ahí que finalmente los agentes optaran por solicitar autorización al Juzgado de Instrucción nº 5, en funciones de Guardia, para entrar y registrar el inmueble.

  

Pese a contar ya con la autorización, la policía requirió de nuevo a los moradores para que, de forma voluntaria, abrieran la puerta, si bien se encontraron nuevamente con su negativa. Ante ello, se vieron obligados a derribar la puerta y en ese instante procedieron a la detención de E.J.R.P; su novia, C.P.D.S, y el padre del primero, E.R.R, así como un cuarto individuo por resistencia y desobediencia al negarse en todo momento a los requerimientos de los policías intervinientes, que posteriormente fue puesto en libertad en dependencias policiales tras tomarle declaración.

  

Finalmente, y cuando los detenidos estaban debidamente asegurados, se personó en el lugar un quinto individuo, J.Z.N, previamente llamado por los anteriores, para que se hiciera cargo de la vivienda. Los agentes comprobaron en ese momento que sobre esta quinta persona figuraba en vigor una orden de detención e ingreso en prisión, por lo que fue detenido.

  

En el inmueble registrado se intervinieron una cazadora, la sustraída al primer denunciante, además de un cuchillo y una bicicleta de montaña que figuraba como robada.

 

A la novia de E.J.R.P. se le ha imputado el robo con violencia ocurrido ese mismo día en su domicilio, además de un delito contra la Administración de Justicia y un delito de defraudación de fluido eléctrico, tras comprobarse que había manipulado el contador de la luz de la vivienda y se había enganchado al servicio a la red principal.

  

La autoridad judicial ha decretado el ingreso en prisión del principal inculpado, E.J.R.P, y de J.Z.N, ya que sobre el mismo figuraba en vigor una orden de búsqueda y detención, mientras que han quedado en libertad con cargos C.P.D.S. y E.R.R.

  

Las detenciones han sido realizadas por agentes UPR de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana del Grupo 3º de la Comisaría de Delicias pertenecientes a la Comisaría Provincial de Valladolid.