Detenidas siete personas por vender decodificadores manipulados de televisión de pago

Televisión

La Policía Nacional ha detenido a siete personas en Madrid, Terrasa (Barcelona), Cuevas Bajas (Málaga), Toledo y Córdoba, que cobraban 4.000 euros mensuales por la venta de decodificadores manipulados para el acceso ilegal a televisión de pago.

La venta fraudulenta se produjo a través de la modalidad de 'cardsharing', que consiste que consiste "en que varios usuarios comparten una señal que da acceso a plataformas de televisión de manera fraudulenta y utilizando únicamente una tarjeta de abonado legítima". Asimismo, este servicio fraudulento era publicitado en Internet, según ha informado Dirección General de la Policía en un comunicado.

El funcionamiento de esta red de difusión ilícita se basaba en una persona abonada a la plataforma que distribuye sin autorización la señas de televisión ya codificada al resto de miembros, los usuarios abonados a la red ilegal. Estos usuarios pagaban entre 130 y 150 euros en función del modelos de decodificador utilizado y de la plataforma de televisión a la que facilitaban el acceso.

DENUNCIA DE LA LIGA DE FÚTBOL PROFESIONAL

Esta investigación comenzó a finales de 2015, cuando la Liga de Fútbol Profesional denunció, como propietaria de los derechos de comercialización de los Campeonatos de Liga de Primera y Segunda División, que sospechaba de la venta ilegal de decodificadores modificados para poder acceder gratuitamente al contenido de las plataformas de pago que emiten los partidos de fútbol, entre otros.

Cada uno de los arrestados obtenía alrededor de 4.000 euros mensuales con la venta ilícita, es decir, unos 50.000 euros al año y han sido de acusados de cometer un delito contra los servicios de radiodifusión televisiva y otro contra la propiedad intelectual. Además, los usuarios de la red han cometido un delito contra los servicios de radiodifusión televisiva, ya que estaban usando equipos para el acceso no autorizado a la señal.

La operación ha sido realizada por agentes del Grupo de Fraudes en el Uso de las Telecomunicaciones, con la colaboración de las Brigadas de Policía Local de Terrasa (Barcelona), Antequera (Málaga), Toledo y Córdoba.