Detenidas siete personas por cuarenta robos en Valladolid, la mayoría de género agrícola

En el momento de la detención fueron recuperados unos 1.600 kilos de cobre proveniente "supuestamente" del robo de transformadores y cableado eléctrico.

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Valladolid ha culminado la denominada operación 'Lacor' con la detención de siete personas de edades comprendidas entre 26 y 44 años implicadas en la comisión de 40 robos de cobre y diversos efectos.

 

Esta operación surgió como consecuencia del incremento de hechos delictivos contra el patrimonio en la provincia, según se indica en un comunicado de la Guardia Civil recogido por Europa Press.

 

Así pues, se iniciaron investigaciones sobre un grupo de personas de nacionalidad rumana, los cuales fueron detenidos a finales de agosto junto con otras personas de nacionalidad española, por un supuesto delito de apropiación indebida de cable de cobre y acero cometido en la provincia de Segovia.

 

Hasta el momento, han apuntado las mismas fuentes, se ha podido comprobar la participación de los mismos en 40 delitos de robos con fuerza, 38 de los cuales se han llevado a cabo en explotaciones agrícolas en las que sustraían el cobre de los transformadores y del cableado eléctrico de las casetas de riego, principalmente en la comarca de Medina del Campo y Tudela de Duero, el cual vendían a las chatarrerías.

 

Asimismo, han podido comprobar la participación de los mismos en el robo de dos casas rurales en La Cistérniga en las cuales, tras acceder al interior de las mismas, sustrajeron varios efectos y herramientas, entre los que se encontraban diferentes enseres, instrumentos musicales, herramientas y objetos de cobre.

 

En el momento de la detención fueron recuperados unos 1.600 kilos de cobre proveniente "supuestamente" del robo de transformadores y cableado eléctrico, así como los efectos y herramientas sustraídos del interior de las casas rurales.

 

GRUPO ASENTADO

 

Los detenidos, han reseñado dichas fuentes, integraban un grupo asentado en esta provincia cuyo ámbito delictivo abarcaba esta demarcación y limítrofes. Para ello utilizaban diferentes vehículos de los que se valían para cometer los delitos y para transportar la mercancía.

 

Posteriormente se desplazaban a naves o almacenes abandonados donde escondían lo sustraído, para, una vez comprobar que no había presencia policial, transportar los objetos robados a las chatarrerías.

 

Fuentes de la Guardia Civil han apuntado que el "modus operandi" del grupo era "muy similar" en todos los casos, mediante la realización reconocimientos de lugares y objetivos, para, posteriormente,  comer los delitos en horario nocturno.

 

La identidad de los detenidos responden a las iniciales de S.G, de 31 años; G.E, de 26; I.G.C, de 28 años; I.C.B, de 30; O.G, de 31 años; N.D.I, de 44; y S.H.S, de 41 años, residentes en las localidades de Íscar y Laguna de Duero.