Detenidas dos integrantes del 'Clan de las Bosnias', que vuelve a actuar en Segovia

Es la banda de carteristas más activa del metro de Madrid.

Agentes de la Policía Nacional han detenido esta semana a dos mujeres, integrantes del 'Clan de las Bosnias', como presuntas autoras de robos en la ciudad de Segovia.

 

La presencia en la capital segoviana de este grupo, conocido como la banda de carteristas más activa del metro de Madrid, se detectó el pasado mes de mayo, cuando los agentes evitaron hasta en tres ocasiones la acción de sus componentes.

 

En esta ocasión, la Policía sorprendió a dos miembros nada más sustraer a una ciudadana china dinero que llevaba en el bolso. Una de ellas fue detenida y se recuperó el montante total sustraído. La otra consiguió huir, aunque gracias a la colaboración de la Comisaría de Segovia con la de Moncloa (Madrid), fue arrestada cuando bajaba del autobús que realiza la ruta Segovia-Madrid.

 

Con posteridad, los agentes pudieron saber que estas dos mujeres habían sido las presuntas autoras de otros dos hurtos a turistas que estaban visitando la ciudad, que habían sido denunciados, según han informado fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

 

Estas detenciones son fruto de la labor constante que realiza la Policía Nacional para evitar robos al descuido, una tarea que se intensifica en las fechas en las que hay una mayor afluencia de visitantes, indican las mismas fuentes.

 

Por otra parte, la Policía Nacional ha advertido de un novedoso 'modus operandi' por el que se han perpetrado ya varios hurtos. En este caso las víctimas son personas de avanzada edad y no necesariamente turistas. Dicha modalidad delictiva consiste en que una o dos mujeres jóvenes, presuntamente extrajeras, se dirigen a una persona mayor, generalmente mujeres, diciéndoles que son parientes de una tercera persona (ficticia), que es íntima amiga de la víctima.

 

Con la excusa de darle un abrazo y dos besos de parte de su 'amiga', le quitan la cadena o cordón de oro que lleva en el cuello, sin que la víctima se dé cuenta de esta maniobra.

 

Otra modalidad consiste en que estas jóvenes paran a un hombre de avanzada edad y, con la excusa de ofrecerle algún tipo de favor sexual, se acercan a él lo suficiente para sustraerle el reloj o la cartera sin que la víctima se percate de lo que realmente sucede.