Detenida la madre de la niña hallada muerta en Santiago de Compostela

La niña, de origen chino, apareció muerta el domingo en una pista forestal y la madre ha sido detenida por "incoherencias" en el interrogatorio. 

La madre de Asunta, la niña hallada muerte en el municipio de Teo --en el entorno de Santiago de Compostela-- ha sido detenida al percibirse que "incurrió en incoherencias" en el testimonio sobre las circunstancias que rodearon la desaparición de su hijo, según han explicado fuentes de la investigación a Europa Press.

 

Asimismo, fuentes que llevan el caso han explicado que se imputa un supuesto delito de homicidio a la madre de esta niña de 12 años, encontrada en una pista de Teo en la madrugada del sábado al domingo, y que ha sido detenida en Santiago. La mujer fue trasladada al Cuartel de la Guardia Civil de Lonzas, en A Coruña, a donde llegó al filo de las 14.00 horas.

 

En las últimas horas, la investigación se había centrado en el ámbito más próximo de la niña de origen chino, de 12 años, y que ha había sido adoptada a una corta edad por la pareja que formaban una abogada y un periodista residentes en Santiago.

 

Este mismo lunes se trataban de aclarar "divagaciones" de entre los testimonios recabados, y había quedado clarificado que la niña no sufrió agresión sexual, tal y como descartó la autopsia, y que la pista forestal en la que fue encontrado el cadáver no era el mismo lugar donde falleció.

 

De esta forma, el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, confirmó este lunes que se había producido "un traslado del cadáver" a un lugar donde "era fácil de ver" y "aparentemente para que fuese encontrada pronto". El cuerpo fue hallado por una pareja en torno a las 1.30 horas del domingo.

 

El cuerpo de la niña fue entregado por el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Santiago de Compostela, José Antonio Vázquez Taín, después de ser realizada la autopsia. La menor ha sido incinerada este martes en la intimidad y está previsto un funeral por la tarde en la iglesia de San Fernando.

 

NO DENUNCIARON E IGUAL FUE UN ERROR

 

La portavoz de la familia de Asunta, Tereixa Navaza, manifestó que la madre de la niña había hablado de un "intento de robo" en su propia casa, y explicó que "no denunciaron para que la niña no tuviese que ir a declarar y no traumatizarla".

 

"Me lo cuentan y después de mucho pensarlo, no lo denunciaron. Igual fue un error de los padres", ha manifestado tras conocerse la noticia en una conversación con varios medios de comunicación.

 

Impactada por la detención, Tereixa Navaza ha explicado que no acudió ningún coche de la Guardia Civil hasta el tanatorio y que la madre le fue a "dar el bolso".

 

Con anterioridad a la detención, la portavoz de la familia comentó, en declaraciones a Europa Press, que el padre y la madre de la niña estaban "destrozados" por lo ocurrido y pedían "respeto", así como la resolución del caso.

 

Asimismo, hasta entonces, ninguna persona vinculada con la investigación "se había puesto en contacto con los padres para decirles nada". Sobre las pesquisas que se seguían, preguntada por si se habían recogido información de los domicilios familiares, la portavoz de la familia dijo que "cuando hay una situación así, se miran las casas" e indicó que también habían acudido a la "casa de la zona rural a mirar", una vivienda que está ubicada en el municipio de Teo, en la zona de Cacheiras.

 

LA NIÑA IBA A CASA DEL PADRE

 

También según lo explicado antes de la detención, la portavoz de familia dijo que el sábado la niña "iba de casa de la madre a la del padre, a 20 metros, cerró la puerta con llave y puso la alarma". "Iba en chándal y dejó en móvil en casa", relató Tereixa Navaza, quien "precisó que padre y madre acudieron juntos a poner la denuncia sobre las diez de la noche y desde entonces no se han vuelto a separar".

 

La portavoz familiar dijo que los amigos de la familia estaban "muy preocupados" ante el estado de los padres e indicó que ellos mismos dieron ánimos a una delegación de compañeros del Instituto Rosalía de Castro que se acercó al tanatorio este martes.

 

"No tengáis miedo, Santiago es una ciudad tranquila, ésta ha sido una terrible desgracia que nos tocó a nosotros, estudiad mucho y sacad buenas notas", son los mensajes que les transmitieron a los niños que acudieron, según contó a Europa Press la portavoz de la familia.



 

Noticias relacionadas