Detectado un fallo de seguridad en Internet Explorer mediante el que se podría obtener información sensible

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), ubicado en León, ha alertado de la existencia de un fallo de seguridad en el navegador Internet Explorer 11 mediante el cual un ciberdelincuente podría obtener información sensible de los usuarios afectados.

A través de esta vulnerabilidad en el navegador de Microsoft, un ciberdelincuente podría insertar un código malicioso en las páginas web que visite cualquier usuario y obtener información sensible que puede ser usada para acceder al correo electrónico o redes sociales, ha informado el Incibe en su boletín de seguridad semanal.

Para que un usuario se vea afectado, es necesario que acceda previamente a una página web diseñada para tal fin.