Detectado en Valladolid un posible caso de meningitis en un bebé de ocho meses

Hospital Clínico Universitario de Valladolid. BORIS GARCÍA

Se activa el protocolo preventivo y se ponen en marcha medidas profilácticas entre el personal y los compañeros de guardería del niño.

El Servicio Territorial de Sanidad ha activado el protocolo preventivo ante un posible caso de meningitis detectado en un bebé de ocho meses que se encuentra ingresado en el Hospital Clínico universitario de Valladolid.

  

Así, Sanidad ha puesto en marcha las medidas profilácticas establecidas entre el personal y los compañeros del niño de la guardería a la que asiste, ubicada en la capital vallisoletana y se ha informado a los padres de éstos sobre las medidas a adoptar, según han informado a Europa Press fuentes de la Junta.

  

En concreto, se han puesto en marcha las medidas de información y de quimioprofilaxis establecidas por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica ante una situación como ésta, para lo que se ha contactado con los responsables de la guardería a la que acude el menor, ubicada en la capital vallisoletana y con los padres de sus compañeros.

 

Estas intervenciones sanitarias protocolizadas se plasman en la revisión del estado de vacunación frente al meningococo de las personas que han tenido un contacto continuado y estrecho con el paciente en las últimas fechas; la vigilancia de su estado de salud ante la posible aparición de síntomas o signos que sugieran la enfermedad, tales como fiebre, faringitis, vómitos, cambios de comportamiento, manchas en la piel, etc.; y la aplicación de la quimioprofilaxis preventiva prevista, para lo que es oportuno solicitar cita para que el médico de Atención Primaria del centro de salud correspondiente así lo valore.

  

En todo caso desde la Junta se transmite a las familias y a la sociedad en general que la aparición de otros casos secundarios de enfermedad meningocócica a partir de éste primario es "muy improbable", ya que el contagio del meningococo "no es fácil" pues precisa de un contacto directo, continuado y estrecho para la transmisión entre personas, siendo un patógeno que no puede vivir fuera del cuerpo humano al destruirse en el medio ambiente.