Destacan la importancia del fenotipo alérgico en el abordaje y control del asma grave

Expertos reunidos en 'Universidad del Asma Grave', encuentro organizado por Novartis, han destacado la importancia del anticuerpo IgE en enfermedades como el asma alérgica grave, resaltando que la introducción de nuevos fármacos que consiguen su bloqueo está cambiando el panorama terapéutico dando una respuesta inmunológica más allá de las alérgicas.

Según han señalado, el asma es una enfermedad muy variable, tanto en sus formas de presentación como en su respuesta al tratamiento. En este sentido, el alergólogo del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, Ignacio Dávila, ha comentado que "en los últimos años se ha investigado en profundidad los posibles fenotipos del asma. Aunque todavía no hay una clara clasificación, el fenotipo alérgico es un claro diferenciador, con unas características clínicas y patogénicas bastante definidas y con una repuesta mejor a los tratamientos capaces de bloquear la IgE".

Por otra parte, Dávila ha indicado que el cinco por ciento de los pacientes asmáticos padecen asma grave no controlada. "Consideramos un asma bien controlada cuando el paciente no presenta sintomatología y puede realizar una vida prácticamente normal", ha concretado.

El control del asma grave supone un "reto para los especialistas en Alergología y Neumología" por el alto impacto de esta enfermedad en la calidad de vida de los pacientes. Y es que tras la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), el asma es la enfermedad respiratoria que causa mayor número de días de absentismo laboral, han manifestado.

Además, "el asma grave representa buena parte del gasto sanitario, con una repercusión muy importante en la calidad de vida de los pacientes, por lo que una identificación y un tratamiento adecuados pueden ayudar al control de las exacerbaciones y del proceso inflamatorio, interfiriendo en la progresión patogénica de la enfermedad", han concluido.